Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Archivos

2011-10-31T22:01:00+01:00

A MIS PADRES

Publicado por La ventana de Ana Pascual

.    

Hoy ha sido un día estupendo, como todos los años, el 1 de Noviembre nos juntamos toda la familia para visitar a nuestros seres queridos ya fallecidos, y luego nos hemos ido a comer juntos, todo esto me hace pensar que tener a toda tu familia unida, es maravilloso y he querido publicar este artículo que tenía escrito hace mucho tiempo y que viene muy a cuento.

images--2-.jpg

 

   

Aunque ya escribí un artículo a los padres, creo que nunca es suficiente hablar de los sentimientos que se sienten hacia ellos. Sin objetividad ninguna, porque estos son los míos...

 

Aunque lo hago de vez en cuando, gracias a que tengo este blog, puedo expresar al mundo, que quiero dar las gracias a mis padres, por estar siempre ahí, por quererme, apoyarme, aconsejarme, cuidarme, abrazarme, educarme, respetarme, aguantarme... me lo han dado todo. Ellos me han enseñado que la familia es lo primero y aunque hay veces que hay pequeños desacuerdos, el roce y el amor es lo primero, porque realmente al fin y al cabo, sin menospreciar a los buenos amigos, la familia SIEMPRE HA ESTADO, ESTÁ Y ESTARÁ AHÍ, para lo que necesites. Al menos en mi caso, en mi familia, estamos súper unidos, mis primos y nosotros (mi hermano y yo) somos como hermanos, quedamos, salimos, nos reímos, pasamos muy buenos momentos, nos apoyamos y nos aconsejamos y ayudamos en los malos momentos.

 

Y tengo que decir, que todo eso, fue gracias a mi yaya, que era la mejor abuela del mundo para nosotros, era humilde, cariñosa, respetada por todo el que la conocía y un pozo de sabiduría inmensa, por no hablar de su paciencia, cuando nos juntábamos los 7 en su casa los fines de semana. Fue una de las épocas más maravillosas de mi vida. No tengo palabras para expresar el amor que se siente hacia una abuela, sólo lo puede saber la persona que lo ha sentido.

 

Me educaron en la libertad, en la bondad, en la honestidad, en la sinceridad, en la responsabilidad, en la solidaridad y en la lucha. Sobre todo en la lucha, ellos jamás han dejado de luchar, jamás han tirado la toalla. Siempre han predicado con el ejemplo y eso lo he hecho mío y lo he aplicado en las ocasiones que se me han presentado en la vida.

 

Han sufrido cuando yo he sufrido, han llorado cuando yo he llorado, han reído conmigo y han celebrado mis logros.

 

Me enseñaron lo importante que es la lealtad, la honradez (son las personas más honradas que conozco) el honor, el respeto, el optimismo y la familia, sobretodo la familia. Mi madre lo aprendió de mi abuela, yo de las dos y pienso hacer lo mismo con mi hija.

 

       familia.jpg

   

Siempre me han ayudado en todo. Me han dejado elegir mi vida, mis estudios, mis amores, han aceptado cualquier decisión que he tomado en mi vida y aunque me equivocara, nunca me han coaccionado y siempre han estado ahí cuando los he necesitado.

Nunca me han dado de lado, ni siquiera cuando se han dado situaciones adversas para mí. Siempre he tenido su cariño, comprensión y apoyo. Soy una privilegiada y nunca tendré vida suficiente para darles las gracias.

Me riñeron y castigaron cuando lo merecía. Me impusieron límites, horarios y normas, como cualquier padre que quiere educar bien a un hijo.

Los problemas siempre los han guardado en silencio para que mi hermano y yo no sufriéramos.

Mi hermano y yo hemos vivido una infancia maravillosa, se han matado por llenarnos la casa de juguetes en Reyes, han organizado cumpleaños y santos inolvidables, pero nunca nos han dado un capricho si no lo merecíamos.

Son a quienes les debo todo, a pesar de los años, siguen sujetando mi mano como cuando era niña, cada vez que saben que lo necesito. Porque ellos me conocen mejor que nadie, incluso que yo misma.

Quiero decirles que tienen todo mi amor, mi respeto y mi admiración.

Y por supuesto, quiero pedirles perdón, por todas las veces que les he hecho sufrir. Por los quebraderos de cabeza que les he dado.

Y bueno, que decir como son como abuelos, son los mejores, han estado ahí desde el minuto cero, jamás olvidaré el día que les dijimos “¡VAIS A SER ABUELOS!” fue un momento único y emotivo. Han vivido mi embarazo al máximo, han reído y llorado conmigo viendo las ecografías, los videos, me han echado una mano a la hora de preparar todo lo que necesitaba para la llegaba de mi bebé. Nos han ayudado en todo, han sufrido conmigo, me han cuidado, vivieron mi parto desde el principio y lloraron y saltaron de emoción al saber que todo estaba bien y que había nacido ¡UNA NIÑA! ¡SU NIÑA! MARTINA.

Siempre están ahí cuando los necesito, me han ayudado con la peque, me aconsejan, ya que soy primeriza y todo era y es nuevo para mí, siempre están con una sonrisa y se les cae la baba con ella,¡le dan un amor incondicional!

Para mí, son los mejores padres y los mejores abuelos del mundo.

Los quiero con toda mi alma y aunque no les diga lo suficiente lo que los quiero, lo que siento por ellos es una increíble gratitud por todo lo que han hecho por mí y la familia que he creado y un ilimitado amor que nunca, nada lo destruirá. Ojalá sea la mitad de buena madre que lo han sido ellos, que son un gran ejemplo a seguir para mí.

¡GRACIAS PAPIS!

¡FELIZ SEMANA!

 

Ver comentarios

2011-10-18T21:14:00+02:00

¡SUPERWOMAN!

Publicado por La ventana de Ana Pascual

Este sábado, tomando café con unas amigas comentamos, lo superwoman que intentamos ser las mujeres. Y es así, asumimos demasiadas cargas.

 

¿Qué es una superwoman?

 

Cuando la mujer se exige hacer a la perfección todas sus actividades diarias, tales como las responsabilidades de su género, así como su respuesta a las exigencias de la sociedad. Siempre dispuesta, se exige cada vez más, duerme menos de seis horas e intenta cubrir a la perfección las expectativas que se le propongan, cubriendo las necesidades de todos y pocas veces las suyas. 

 

Esta idea de  superwoman nació a finales del siglo pasado, cuando se empezó a observar que la mujer, a la par que el hombre, estudia y se prepara para ocupar puestos similares a los que ocupan los hombres.”

supermujer.jpg  

* Nos levantamos a las siete o antes cada mañana. Nos duchamos, maquillamos, vestimos y preparamos el desayuno de los niños. Recogemos la casa, si no la hemos recogido por la noche. Despertamos a los peques con una sonrisa y mil besos. Les lavamos, les vestimos y les damos el desayuno. Recogemos la cocina y los montamos al coche para no llegar tarde al cole. Buscamos guarderías porque no tenemos tiempo para dedicar a nuestros hijos, ya que tenemos que trabajar para sacar el país y a nuestra familia adelante. Llegamos a trabajar. Si no es un trabajo estresante, bien, pero ¿y si lo es?, con la inseguridad que hay ahora mismo en el tema laboral, esta faceta puede resultar agotadora psicológicamente... Intentamos conciliar vida familiar y laboral, disfrutar de nuestros hijos, que los disfruten los abuelos por ambas partes y la familia, llevamos el coche al taller, vamos a la peluquería, intentamos una lactancia materna como Dios manda, la que tiene la oportunidad y quiere una lactancia prolongada, lo tiene muuuy complicado, vamos a la esteticista, a centros de belleza, estudiamos, hacemos temas extra-laborales, vamos a la compra al super, descargamos la compra, la guardamos, cosemos algún botón, llevamos la ropa a la tintorería, llevamos la economía de casa, ponemos lavadoras, planchamos, preparamos la comida, merienda, cena de nuestros hijos, preparamos los disfraces de fin de curso, hacemos manualidades con nuestros pequeños, intentamos sacar tiempo para jugar con ellos, y educarlos, que no es poco... Sacamosa pasear a la mascota, la cuidamos, hacemos alguna labor social, regamos y cuidamos las plantas, llevamos a los peques a clases extraexcolares, a inglés, a deportes, a música, baile...Vamos a reuniones del cole, los llevamos al pediatra, cuando están enfermos los cuidamos de día... y de noche... Cuando llegamos a casa revisamos los deberes, duchamos a nuestros hijos, les ponemos el pijama, les damos la cena, les leemos un cuento, los acostamos, vemos la tele, escribimos, escuchamos a los nuestros, leemos algún libro o revista, dedicamos tiempo a nuestra pareja, hablamos por teléfono, preparamos la comida del día siguiente, consultamos cosas vía Internet, mandamos algún e-mail... y otras cientos de cosas que me dejo por el camino. Así que es imposible no llegar agotada al final de la jornada.

 

 

Vivimos en una sociedad que nos exige dar el máximo en cada rol y faceta de nuestra vida. Y a veces necesitamos un poquito de compresión. Nos obligamos a ser la “super madre”, la super profesional”, la “super esposa”, la “super amiga”, la “super todo”. Y todo esto, sin casi ayuda de nadie. Intentamos ser las mejores las 24 horas del día. Compatibilizar la profesión, con ser madre, esposa, amiga, hermana, hija... y encima mantenernos estupendas física e intelectualmente. Nuestro mayor enemigo es el agotamiento.

 

Incluso siendo triunfadoras profesionalmente hablando, asumimos el papel de ama de casa, de cuidar a los hijos, de cuidar a los padres, de que todo siga su cauce...

 

superwoman (1)

 

 

Y encima queremos mantener una vida social (en la que todo el mundo desconecta del estrés), quedando con amigas para tomar un café , una caña, irnos a cenar, preparar alguna comida en casa, salir a tomar una copa, tener tiempo para nuestra pareja y todo eso sin sentirnos culpables de tener unos hijos que están en casa, o con los abuelos.  

 

 

¿Cómo lo hacían las madres de antes? Tenían más de 5 hijos y lo llevaban... aunque está claro, que antes, las mujeres, no hacían ni la mitad de cosas que pretendemos abarcar las madres de ahora. Antes la mayoría se dedicaba "a sus labores", osea, hijos y casa pero aún así, había muchas mujeres que también trabajaban... Aunque también he de decir, que hace poco leí un estudio que decía que la mayoría de las mujeres de antes, (hablo de los años 40, 50) casi siempre que trabajaban era porque tenían un negocio familiar, y claro, si el negocio está en casa, parece más fácil llevarlo todo, puedes escaparte para ir a la compra, al médico... sin tener que dar explicaciones a nadie. Pensando en esto, es cierto,que al menos los casos que yo conozco, amigas de mi yaya o vecinas... . Mi yaya tenía una alpargatería y la llevaba ella con su marido. La abuela de mi marido, hacía y vendía helados en la puerta del Casino de Orihuela y el negocio también era familiar. Y ellas, con 4 y 5 hijos lo llevaban todo sin quejarse. Creo que las mujeres asumimos ahora demasiadas tareas...

 

 

Debemos marcar unas prioridades para vivir el día a día sin agobiarnos. Está claro, que muchas disfrutamos con muchas de las tareas que asumimos (como la de cuidar a los hijos), pero hay quien no puede con todo y no tiene más remedio que hacerlas...

 

 

Debemos hacer deporte, relajarnos, hacer algún viajecito, descansar, en resumen, dedicarnos un poquito más de tiempo y atención del que nos dedicamos.

 

 

Y con todo esto quiero decir que, por supuesto, aunque esto lo asumimos solas, no estamos solas (la mayoría) tenemos familiares, hermanas, madres o maridos que seguro están dispuestos a echarnos una mano siempre. A veces... sólo tenemos que pedirlo. Porque todo esto, puede pasarnos factura algún día y que nuestra salud se vea resentida.

 

 

Es cierto, que hay un día en el que a la mujer se le reconoce todo el esfuerzo y sacrificio que hace durante el año y es el día 8 de Marzo, día de la mujer trabajadora, pero pienso que no es sólo ese día el que se nos tiene que reconocer, ¿Cómo queremos igualdad con un día en el que se nos agradece todo lo que hacemos? En ese caso debería ser el 9 de Marzo, el 10.. y todos los días del año. Tenemos derecho a no tener que demostrar nada a nadie, a disfrutar de un tiempo sin hacer nada, sin sentirnos culpables.

 

 

Soy madre, esposa, amante, confidente, ama de casa, jefa, lectora, intérprete, organizadora, psicóloga, limpiadora, educadora, nuera, amiga, consejera, contable, hermana, negociadora, hija, escritora, enfermera, cocinera, planificadora, conductora, alumna, surtidora, sobrina, compradora, cantante, dependienta, empresaria, modista, catequista, veterinaria, estudiante, bailarina, conciliadora, peluquera, profesora, política, viajera, maquilladora, secretaria, conversadora, economista, periodista, malabarista, ayudante, chofer, contorsionista, esteticién, humorista, gerente, jugadora, niñera, actriz, deportista, organizadora, confesora, excursionista, bloguera, animadora, entrenadora...

 

 

¡UNA SUPERWOMAN! .

 

¡DEDIQUÉMONOS EL TIEMPO QUE REALMENTE NOS MERECEMOS CHICAS!

 

¡Dedico esta preciosa canción a todas las super mujeres!

 



 

 

"SUPERWOMAN" by Alicia Keys --> http://youtu.be/hcYQeBGQyGU

 

¡QUÉ PASÉIS UNA FELIZ SEMANA!

 

*(Hablo en términos generales, mezclando mi experiencia y las de todas las chicas que llenan mi vida, amigas, familia...)

 

Ver comentarios

2011-10-04T12:49:00+02:00

¡MI BODA!

Publicado por La ventana de Ana Pascual
  
Dentro de un par de semanas, es mi aniversario, seguramente la mayoría de mis amigas lo saben, de hecho, recuerdo llenar las libretas y agendas de más de una en B.U.P. Y C.O.U. con el famoso: 18/10/1996…¡Jajaja! ¡Chicas desempolvad el baúl de los recuerdos que quiero recordar viejos tiempos! Pues lo dicho, el 18/10/2011, hará 3 años que me casé y 15 que estoy con mi pareja, teniendo en cuenta que tengo 30, es justamente media vida y tengo que decir que el balance de todo ha sido muy positivo, si no, no estaríamos juntos, eso seguro, hemos pasado y vivido de todo y tengo que agradecer que gracias a él, soy y he sido muy feliz. Recuerdo también que he tenido y vivido los 3 días más felices y especiales de mi vida a su lado y sin él, no hubiesen sido posibles...
 
Hoy sólo voy a hablar de uno.
 
Después de dos despedidas de soltera, la primera despedida sorpresa organizada por mis amigas en Ibiza, con sesión de fotógrafo profesional, entrada VIP en Pachá, Bora Bora… eso es otra historia. Y otra en Murcia con su cenita, stripper y festival correspondiente, vino mi pedida de mano, uno de esos días tan felices y lleno de sorpresas de los que hablo más arriba.
 
Y unas semanas después, el día que tanto tiempo llevaba esperando...
 
MI BODA.
 
Quien me conoce, sabe lo meticulosa, detallista, minuciosa, planificadora de eventos que soy. Pues evidentemente, no iba a ser menos en la organización de mi boda. Supongo que como todas las novias, esperas ese día con muchísima ilusión y de hecho, crees que nunca va a llegar. Pues teniendo en cuenta que mi marido y yo, propusimos en el 2005 la fecha para 2008, imaginaos si tuve tiempo de pensar, planificar, organizar y esperar…
 
Decidimos que sería el 18 de Octubre porque coincidía con nuestro doceavo aniversario de novios y no había mejor forma que celebrar con nuestra unión para siempre. Recuerdo que veía pasar los meses y los años, y pensaba; "buff aún queda mucho", y después era: "ay! 9 meses", "ay! 6 meses…" la verdad que el día de mi boda, lo esperé con muchísima ilusión, nadie lo puede imaginar. Bueno si, las personas que lo vivieron conmigo.
 
Puede que la chica que no se haya casado, no pueda hacerse una idea de lo maravilloso que es ese día y puede que haya también, quien se haya casado por un mero trámite y le dé un poco igual todo esto, también la que no quiera casarse, o la que se haya casado pero no lo viviera con la intensidad que lo viví yo.
 
Tenía muchísimas personas dispuestas a echarme una mano, pero me encargué yo de todo, no quería dejar, ni delegar nada a nadie, tenía tantas cosas en mi mente y deseaba con tantas ganas que todo saliera como yo quería, que tenía miedo de los errores, sin embargo, hubo alguna sorpresa grata que otra que no esperaba… Tenía tantas ganas de demostrar a las personas que siempre me habían querido y estado a mi lado, que las quiero, que en el día más bonito del mundo para mi, quería tener detalles con todas ellas, por lo bien que se habían portado conmigo siempre.
 
Estuve cerca de 10 meses organizando todo, de hecho hasta el vestido de novia lo compré un año antes, si hay algo que me caracteriza es que siempre he sido muy decidida y se lo que quiero por norma, siempre lo tengo muy claro. Recuerdo que estaba en el trabajo y me dijo una compañera, “nena, mira los vestidos de Rosa Clará y Pronovias igual te gusta alguno” y me metí en la página Web de Pronovias en Manuel Mota, empecé a mirar y de repente ahí estaba, ¡EL VESTIDO DE MI VIDA! Era perfecto para mi, tal y como lo imaginaba desde pequeña, me puse nerviosa, ya sabía que ese era MI VESTIDO, pero seguí mirando más en la web de Rosa Clará y aunque tenían vestidos preciosos, ninguno me erizaba la piel como lo hizo aquel.
 
 Una semana después, paseando con mi madre una tarde de Octubre, pasé por la puerta de Pronovias y le dije, “Mamá, todavía falta un año, pero ¿qué tal si preguntamos?” y dijo mi madre, “Vale, igual tenemos suerte y está”. Entré, me lo probé, me sentó como un guante y me sentí una princesa, la princesa de mi cuento de hadas, ¡la princesa más feliz! Qué momento tan bonito y maravilloso, mirarte al espejo vestida de novia. Es increíble e inexpresable lo especial que te sientes con él puesto. Después decidí que quería un velo sencillo y que me cayera por delante (ya que había escuchado más de una vez a mi marido, lo bonito que es el momento de levantar el velo a la novia y besarla). Me giré y vi a mi madre llorando como una magdalena y diciendo “¡Ay!, si la última vez que te vi vestida de blanco fue en tu primera comunión”, y yo me sentí la mujer más guapa del universo con mi vestido de novia puesto.
 
A los dos meses me dieron cita para volver a probármelo y fui con mi madre y María (mi prima, que es mi hermana), me puse el mío, de mi talla y no tuvieron que meterle de nada, ni de largo, ni de ancho, ¡era el ideal para mí! Me insistieron en que me probase alguno más, por curiosidad, y me probé 6 vestidos más que había mirado previamente, pero yo tenía muy claro con que vestido me iba a casar…
 
Las alianzas las eligió Néstor, a mí me gustaban las clásicas de toda la vida, pero me convenció eligiendo un modelo más moderno de líneas rectas en oro blanco y dorado, ahora cuanto más la miro más me gusta, y más me gusta lo que simboliza.
 
Las joyas para casarme las tenía muy claras, no me gustan las joyas, nada, ni las gargantillas, ni las cadenas, ni las pulseras, (hablo de joyas, claro) excepto las que simbolizan algo, y el día de mi boda, llevé las que simbolizaban momentos importantes de mi vida, mi anillo de pedida que Néstor me regaló, unos meses antes, (en una cena super romántica, sin que yo me lo esperara...) Y los pendientes, que eran dos brillantes pequeños, que me regaló mi suegra el día que celebramos la pedida de mano toda la familia. Y ya. No necesitaba nada más.


La búsqueda del restaurante, tampoco nos resultó pesada en absoluto, a Néstor a y mi nos gustaba “Casablanca”, y lo teníamos reservado desde el 2006, pero quisimos dar oportunidades a varios restaurantes más. Finalmente acabamos en el primero, habíamos estado en un par de bodas y el lugar lo habían restaurado hacía poquito así que, después de ir a ver nuestro salón y los menús, que tenían una pinta buenísima, ¡Decidimos que sería allí!
 
Las tarjetas de la boda, las hicimos nosotros, un día paseando por el puerto de Torrevieja, vimos un señor haciendo caricaturas, y se nos iluminó una bombillita, ¿Por qué no? Nos hizo una caricatura super graciosa de Néstor haciendo taekwondo, yo con un vestido negro de fiesta y una iglesia al fondo. La reducimos, hicimos el escrito y las imprimimos, las metimos en sobres y las repartimos. ¡Me encantó repartirlas! yo a mis amigos y familia las entregué todas personalmente y no sabéis las de cafés y charlas que nos llevamos por repartirlas. ¡La gente es un encanto!
 
El tema de la lista de invitados fue un lío, no queríamos fallar, dejarnos a nadie, pero tampoco invitar por invitar, así que para cuadrar la gente y las mesas ¡¡fue una locura!! De 380 que iban a ser, se quedaron en unos 340, unos meses antes de la boda, me echaron improcedentemente de la empresa donde trabajaba y como sólo me quise quedar con lo mejor de allí, los compañeros, la lista se redujo unos 30 por quitar jefes y demás. Al final cuadró todo.
 
El coche para los novios, fue cortesía de un antiguo alcalde de Orihuela. Era precioso, un coche de época color berenjena ¡de los años 20! Néstor no tenía ni idea, así que cuando salimos por la puerta de la Iglesia, recién casados y lo vio, se quedó a cuadros.
 
El tema del viaje de novios lo teníamos bastante claro, ¡Nueva York!, me volvía loca por conocer Nueva York, y desde luego que no tiene desperdicio! Pienso volver en cuanto mi peque sea más grande. Pero también queríamos descansar de todo el estrés de los preparativos, así que después de consultar con mucha gente qué playas eran más bonitas, si Cuba o La República Dominicana, decidimos irnos a Punta Cana. FUE UN VIAJE INCREÍBLE, LLENO DE CONTRASTES, ANÉCDOTAS DIVERTIDAS Y SUUUPER ROMÁNTICO.
 
Las flores, la verdad que a mí no me gustan las flores, “no quiero flores arrancadas que el tiempo ha de marchitar” como dice la canción, me explico, me gustan en plena naturaleza, vamos que creo que están mejor en el campo que en una maceta, por tanto, no quería llenar el altar de ellas, y efectivamente con mi ramo de novia que por cierto, diseñé yo (un ramo de rosas blancas redondo y rodeado de hojas verdes, con el rabo largo y que terminaba con perlas enganchadas en cada punta) y unas poquitas en la Iglesia, quedó tal y como yo quería, porque la iglesia donde me casé, que era el colegio dónde estudié y donde había pasado muchos momentos bonitos de mi infancia, estaba restaurada unos 2 o 3 años atrás y era tan impresionante, ¡es Monumento Nacional! no necesitaba más flores que las que elegí.
 
Decidí no dar detalle, mi suegra tenía el gusto de dar uno como madrina muy bonito, unas hojas secas perfumadas en una bolsa de tela muy elegante y me pareció perfecto, pero a mí me gustaron unos detalles que el proveedor nunca traía y puesto que no llegó lo que me gustaba, preferí no dar nada. Intentaron que diese otras cosas, pero nada me parecía suficiente, y era eso o nada. Así que di un cigarrito a las chicas para que se lo fumaran después del postre, a la salud de los novios.
 
PAJESLos pajes lo tuvimos bastante claro desde el principio, por mi parte, mi primo Salva era mi único primo con un niño en la familia de mi madre, y mi primo Jesús tiene una niña, que por cierto era y es preciosa, y tan pequeñita, con poco más de un año lo hizo perfecto. Néstor quiso que sus sobrinos fueran los pajes, pero luego pensó que el más pequeño era demasiado bebé y decidió que sólo sería el mayor. Que bien nos lo pasábamos en las pruebas de los trajes, ¡Candela parecía una princesita!, se portaron genial. El diseño del traje de paje lo hice yo, compré las telas en una boutique de Murcia y las compré de los colores que me encantan (beige y marrón oscuro), son dos tonos que me parecen elegantísimos, mi casa prácticamente toda tiene esas tonalidades, y también lo tuve todo super claro. ¡Hasta la decoración del salón de boda, lo pedí con esos dos colores! La nena con un vestidito cortito, me encantaba y los nenes con pantalón cortito, monísimos.
 
El menú también lo teníamos claro, soy una fanática del foie, podría comer a todas horas y cuando fuimos a la prueba del menú, con mis suegros, mis padres y nosotros dos, nos pusieron varios platos a elegir, estaban todos buenísimos, pero al final decidimos que el plato principal era el solomillo al foie con reducción de Pedro Ximénez y salsa de uvas, el postre fue un couland de chocolate, que rico todo. No voy a enumerar el resto de platos, ¡pero a nosotros nos encantaron todos!
 
 
El peinado, siendo como soy, también lo tenía muy claro, recuerdo a mi peluquera decirme “quedamos a las 3 de la tarde, porque con las pruebas, la echaremos entera” y yo le dije “ya verás cómo no. Efectivamente, llegué, le dije exactamente lo que quería y ¡voilà! No me hizo ni una sola prueba más, era el peinado perfecto hecho para mi, ¡a las 4 salía por la puerta de la peluquería!
 
 
Con las fotos y el video también lo teníamos claro, y de hecho ¡quedamos super contentos con el resultado! El video curradísimo, con unas canciones preciosas, GRACIAS MIGUEL, y el álbum de fotos también precioso.
 
 
El maquillaje. Todo el mundo me aconsejaba que me lo hiciese lo más natural y sencillo posible, pero yo pensaba “¿Cómo lo voy a llevar natural? Me veré rara, a mi me gusta mucho marcar el ojo y si no lo hago, no me gustaré” Finalmente, marqué el ojo y aunque mi esteticién me hizo primero la prueba “natural” en cuanto me vi, no me gusté, empecé, pinta más por aquí, oscurece por allí... y al final quedó como soy yo. Otro maquillaje, no hubiese tenido sentido .
 
Joaquín (mi primo, que es como mi hermano) es músico, es profesor de música, tiene la carrera completa de pianista, canta en una coral y lleva muchísimos años tocando en bodas, ¡es el mejor músico del mundo para mí! Lo admiro por todos los años que lleva dedicado a ella, desde que nació, mi tío lo ponía en el piano de su casa y creo que así empezó su historia con la música. Él siempre tocaba las típicas canciones de bodas, vamos las que todo el mundo le pedía, pero yo no quería eso. Me hinché durante meses a escuchar canciones de todo tipo y a visualizar mi boda en cada momento y tenía muy claro que canciones quería para la ceremonia. Había visto muchas películas con unas Bandas Sonoras increíbles y yo quería algunas para ese día. Yo no quería vocalista, me sobraba con un piano, tal y como toca, era lo mejor y más bonito para ese día. Con él al piano me sobraba.
 
Le pasé un listado.
 
 
Para la entrada del novio, que decidimos que esperase en el altar, ya que nos parecía más emocionante, elegimos la Banda Sonora de la película “La Misión” la misma canción que elegimos para salir de la Iglesia, ya como marido y mujer.
 
 
Para mi entrada, la canción “Right here waiting for you” de Richard Marx. Tengo que decir que fue la elección acertada, fue el momento más intenso y emotivo que había vivido nunca, aún me emociono al pensarlo.
 
 
Para el momento de casarnos los anillos, las arras... elegimos “Moon River” de la BSO de Desayuno con Diamantes, lloré como una magdalena, que momento más romántico y dulce.
 
 
Para el banquete también hubo canciones elegidas por nosotros, cada una tenía un mensaje.
 
 
Para la entrada de los novios al restaurante elegimos “Everything I do” de Bryan Adams.
 
 
Más tarde, para la entrega de los ramos a nuestras madres “Verónica” de Cristian Castro, es la canción más bonita que he oído para una madre. Hasta Néstor se emocionó escuchándola la primera vez.
 
 
Después preparé con muchísima ilusión los detalles que quería hacer a mis amigas y por tanto, a parte del detalle en cuestión, todas ellas tenían una canción especial.
  

A mi amiga Vero, con la canción "Love song" de Sara Bareilles, es una canción super alegre, le dimos un ramo de rosas amarillas y azules, los colores de Orihuela F.C., a parte de que era porque llevábamos años yendo de aficionadas, se lo merecía por ser una de las amigas que nunca me ha fallado en el grupo, con la que mejor me lo paso cuando salimos de fiesta y por todas las experiencias que hemos vivido juntas, ninguna ha tenido nada malo.
 
 
Luego dimos la liga, la primera fue a mi amiga Carola, pusimos la canción de “Silence” de Dj Tatanaa por las cientos de veces que la bailamos ese verano y en Ibiza. Creo que es la amiga más vieja que tengo, no por la edad, si no por los años que nos conocemos, que son ya ¡casi 25 años! No hace falta que explique, que ella era y es, un bálsamo para mí, un desahogo, una compañera, amiga, nos hemos reído muchísimo juntas, aunque también hemos llorado y creo que eso es lo que más nos ha unido... ¡La quiero muchísimo!
 
 
La otra liga, la di a mi amiga Mari, las canción fue “Angel” de Lisa Lavie, aparte de que nos hinchamos a escuchar esa canción durante todo el verano, me pareció que el simple nombre del título la definía muy bien, porque así es ella, es un ángel, un cielo, es paciente, servicial, buena, cariñosa, podría estar toda la noche diciendo adjetivos buenos de ella ¡y no pararía! ¡La quiero más!
 
 
Para cortar la tarta, Néstor lo tenía clarísimo, “Con ella” de Cristian Castro, es una canción preciosa que me dedicó en un aniversario inolvidable y bueno, era “nuestra canción de noviazgo”.
 
 
Para dar los novios de la tarta, la dimos a Jose y Rocío, con la misma canción, era un mensaje subliminar, ya que los novios de la tarta se le dan a la pareja que te gustaría que se casaran, en ese momento nos hubiera gustado que se casaran en un futuro, lejano o no, pero eso es otra historia...
 
 
Hice una réplica de mi ramo de novia más pequeño, pusimos la canción de “La amistad” de Laura Pausini y se lo dimos a la que era mi amiga Charo.
 
 
El ramo de novia, ¡¡lo tuve clarísimo desde que nací!! ¡jajaja! Se lo di a María, mi María, aparte de que estábamos deseando que se casara ya, ella es mi hermana, mi confidente, mi amiga, mi consejera, ¡mi todo! ¡No podría expresar lo que la quiero! La canción que puse fue una en la que expresaba todos mis sentimientos hacia ella, "Mi Confianza" de Luz Casal.
 
 
Y por último, el baile. Para el baile, Néstor también eligió la canción. Estaba un día en el trabajo con el mp3 puesto escuchando música y me llamó y me dijo, “¡Ya tenemos canción para el baile de novios, me encanta, me he sentido identificado!” y así fue, pusimos “Te amaré” de Mark Anthony.
 
 
Así que después de todo eso y de decorar y arreglar mi casa, que eso es otra historia, ya no quedaba nada por concretar.
 
 
La noche de antes, yo no quería tunas ni nada por el estilo, quería estar tranquila, por ello, la pedida, la hicimos el 27/09/2008, 3 semanas antes, en la huerta de mis suegros rodeados de toda la familia y de la gente que queremos. ¡Fue un día maravilloso y lleno de sorpresas!.
 
 
Pues como decía, estábamos en casa de mis padres en Montepinar, se quedó María a dormir y ¡cómo no! estuvimos toooooda la noche hablando sin parar y a las seis de la mañana, yo ya no podía seguir en la cama, me levanté y me fui al sofá, al rato salieron todos, uno a uno, y allí estábamos todos en el salón a las 7 de la mañana, hablando y riendo de los nervios, no podía creerme que esa noche, ¡me acostaría siendo una mujer casada!
 
 
 Nos vestimos y empezamos con todos los previos.
 
 
A las once quedé para almorzar con mi amiga Charo, me tomé una tila doble y después me fui a la peluquería, yo estaba desquiciada de los nervios, no podía comer nada, no podía estar quieta, no paraba de hablar. Así que mi peluquera tomó cartas en el asunto, me pegó un grito y me dijo “tómate esto” me dio una tila triple, pero aquello no me hizo efecto...¡ja!
 
 
Después nos fuimos a la esteticién, yo era la última en maquillarme y mi madre que fue la primera, se fue antes a esperar al fotógrafo, maquilló a María ¡y la esteticién me dio otra tila! Mientras me maquillaba a mí, Néstor se hacía las fotos en su casa. Cuando terminé me fui con María corriendo a casa, y empecé a vestirme, recuerdo que no quería a nadie allí, tampoco en la puerta de abajo, sólo quería a mis padres, hermanos, y mis amigas más íntimas, estaba muy nerviosa y las preguntas, la algarabía que había, me podía. Cuando terminé de vestirme hice que todo el mundo saliera de mi habitación y me quedé allí sola, respiré hondo, me miré en el espejo, me sentí la mujer más guapa y mejor vestida del Universo, ¡Qué feliz estaba por mi misma! ¡Jajaja! Volví a respirar hondo, me relajé y salí, empezaron las fotos en casa con las amigas y la familia, y cuando se fue yendo la gente a la Iglesia, me quedé sola con mis padres, me dieron un beso y mi madre se fue a la Iglesia.
  n1240451399_30187714_9019-1-.jpg
 Bajamos al portal mi padre y yo ¡¡a él se le reían los huesos y a mí más!! Esperamos que mi hermano nos recogiese en el coche de época, recuerdo a las vecinas que me decían: “Nena, estás preciosa” “Mírala, parece una virgen” (…..) ·”Sal al paseo y anda de una punta a otra que te veamos” y yo “Señora Carmen no por Dios, que ahora estoy serena, quiero disfrutar de cada segundo y si me pongo nerviosa, no lo haré”. Así que llegó mi hermano en el coche y nos fuimos dirección la Iglesia, creo que llegué un poco tarde, pero fue porque el coche era tan antiguo, que a mi hermano le costó arrancarlo. A mitad de camino paramos en un semáforo y una gitana que había pidiendo me dijo: “¡Qué tengas mucha suerte y seas muy feliz!”, me hizo gracia...

 

Cuando llegué a la puerta, estaba prácticamente todo el mundo dentro de la Iglesia, como yo pedí (tengo unas amigas que valen millones) y allí estaba yo, entrando por la puerta tan relajada y feliz, hasta que lo vi.... Empezó a sonar la música y miré al fondo y allí estaba mi  chico, tan nervioso como yo esperaba y vestido de novio, ¡Qué guapo! Y pensé, “¡Por fin nos casamos, después de doce años de novios, no me lo puedo creer!, ¡ES MI BODA!” y me rompí en mil pedacitos, empecé a llorar sin parar, no podía parar y Néstor al verme empezó a llorar y mi suegra y mi madre y mucha gente de los bancos se emocionó. Recuerdo que la abuela de Néstor me decía: “Nena! No llores! ¿Por qué lloras? Si esto es alegría!!” y me reí, si efectivamente, ¡¡¡lloraba de lo FELIZ que me sentía!!

 

Esta canción define exactamente como me sentí, no la puedo oir sin emocionarme --> https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=S9HamWhZVlo!

 

Llegué al altar y me levantó el velo y me besó, yo no podía parar de llorar, ¡me temblaban hasta las manos! Y Néstor, no paraba de decirme: “¡Espectacular, preciosa, estás preciosa!”.

 

De repente, me giré y vi a mi primo tocando en un piano de cola, el más bonito del mundo, me dijo antes de la boda que tenía una sorpresa preparada, porque él, normalmente toca con un órgano, y yo, que ya me había calmado un poco, empecé a llorar otra vez como una magdalena, y cada vez que me giraba y lo veía ahí en el piano traído para mí, tocando mis canciones que con tanto trabajo había preparado, me moría de alegría y de emoción y otra vez a llorar. Jamás podré agradecerle, el regalo, el estallido de sentimientos que me creo...También me acordé muchísimo de mi yaya y mi tía Mari. ¡Qué felices hubiesen sido ese día!, aunque, en el fondo sentía que estaban allí, celebrándolo con nosotros.

 

La misa fue preciosa, llena de miradas, de amor, de risas, de nervios, hubo gente que colaboró en ella que ni siquiera sabía. Fue toda una sorpresa.

 

Al terminarla, yo había preparado un escrito para agradecer a todos los que estaban ese día tan especial con nosotros. Pero al ponerme al micrófono, se me olvidó por completo, y bueno lo agradecí, más brevemente de lo que tenía pensado...

ARROZ.jpg 

 

Luego las fotos con toda la familia y a la salida, empezaron a tirar arroz y Néstor me cogió en brazos, ¡Qué momento tan feliz! Luego los miles de besos de la gente, todo el mundo diciendo ¡Enhorabuena!” y dos besos, recuerdo que le dije a más de uno cuando me decían “¡Enhorabuena!” yo contestaba en vez de“¡gracias!” “¡Enhorabuena!” también, de la locura que se montó, ¡jajaja! ¡pero me encantó!

 

Más tarde, nos hicimos fotos en los claustros del colegio donde crecí y luego fuimos a casa de Benedicto, un amigo de mi padre que se ofreció gentilmente a dejárnosla para esa ocasión y que tiene una casa preciosa, y tematizada con varios países. ¡Las fotos salieron increíbles!

 

Recuerdo que íbamos en el coche con Jero y Mari y el coche (de los años 20) hacía unos ruidos super raros, no pasaba de 20 km/hora, así que fuimos desde Orihuela a Redován partiéndonos de la risa. Menos mal que al banquete fuimos en el coche de mi cuñado Pablo, si no no llegamos ni de casualidad. Al volver del viaje de novios, nos enteramos que cuando lo devolvieron mi hermano y mi padre, en el camino de Redován a Orihuela, se le salió una rueda, pero bueno, ¡él cumplió su cometido!

 

Llegamos al banquete, mi hermano tiró fuegos artificiales, fue super bonito, después varias fotos y enhorabuenas, subimos al salón de bodas, y allí estaba todo el mundo esperándonos y al son de la canción de Bryan Adams, brindamos por todos los que estaban allí reunidos con nosotros.

 

El banquete transcurrió tan bien, que se me pasó en un plis plas, después de un millón de “¡Qué se besen los novios!” y cenar como buenamente pude, empezamos con el espectáculo.

 

BESO-TARTA.jpgBRINDIS.jpg

Primero cortamos la tarta al son de “Con ella” ¡qué emocionante!, y a Néstor que no le gusta el merengue, ¡comió de lo lindo! Luego me alzó y cogí los novios ¡y me dio el beso más largo de la historia! ¡Jajaja!

 

Primero di las dos ligas a Mari y Carola, luego el ramo de Vero, más tarde los ramos a las mamás, recuerdo que me emocioné muchísimo con todo, pero mi suegro me hizo partirme de risa, cuando al darle el ramo Néstor a su madre y darle los abrazos y besos a los dos, en el momento de abrazarlo me dijo al oído:”ya eres mi nuera oficial, ya tengo quien me lave el culo de viejo”, todavía nos reímos al recordarlo!

 

Después di el ramo a Charo y a mi prima. Mantearon a Néstor, y más tarde me dieron una grata sorpresa, mi amiga Carola, me había preparado un video, con nuestras vidas, primero Néstor, luego yo y luego nuestro noviazgo, fue super emotivo, nunca podré agradecerle, las horas que echaría preparándolo, bueno y a mi madre ¡Qué fue quien le pasó las fotos!

BAILE.jpg

   

Luego llegó el baile, el baile más intenso, emotivo, romántico, impactante que he bailado en mi vida. No quería que acabase nunca, por un momento creí que estábamos los dos solos y de repente se encendieron las luces, tengo amigas que me llamaban semanas después o me escribían mensajes al móvil y face poniendo “Te amarééééé”.

 

Después del baile, empezó a sonar la música y a correr las copas, y más tarde, a las 3 de la madrugada, nos fuimos a una discoteca que se llamaba “Batukada”, estuvimos hasta las 6 de la mañana, pero yo, llegó un momento que no podía más. Me dolían los pies y psicológicamente estaba agotada, había tenido demasiadas emociones ese día y me quería ir a mi nueva casa, a estrenar mi cama y dormir con mi “marido” (¡Qué raro me sonaba al principio decir “marido!”) y entonces mi amiga Nai, que es un cielo y su marido nos trajeron a casa, nos bebimos una copa más y ya nos despedimos. A la hora de quitarme el moño, creo que quité cerca de 3 millones de horquillas, que risas, mi cabeza pesaba 7 kilos menos sin ellas, y los botones del vestido, otro millón de botones... pero bueno, eso es otra historia...

 

Quiero decir que fue el día más feliz de mi vida, que todo salió tal y como siempre había imaginado y que nada, ni nadie empañó ese día, mi gente estuvo a mi lado en cada momento disfrutándolo conmigo y nadie me falló, os doy las gracias a todos.

 

Fue la boda perfecta, la que siempre había soñado, ¡me sentí la mujer más querida, más admirada, más feliz!. Para muchos fue la boda más romántica que habían vivido nunca. Fue un sueño cumplido. Y quiero decir que me casaría un millón de veces más, porque ¡fue maravilloso y un día que jamás en mi vida olvidaré!

 

CASARME CON MI MARIDO ES LO MEJOR QUE HE HECHO EN MI VIDA, JUNTO CON TENER A MI HIJA.

 

GRACIAS A TODOS LO QUE VIVISTÉIS ESE DÍA, TAN INTENSAMENTE CON NOSOTROS!

¡FELIZ SEMANA!

 

"No te cases con aquella persona con la que creas que puedes vivir, cásate con aquella sin la que no puedas vivir".James Dobson.

 

Ver comentarios

Girl Gift Template by Ipietoon - Alojado por Overblog