Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Archivos

2012-04-14T21:57:00+02:00

LA "MARI" QUE HAY EN MÍ.

Publicado por La ventana de Ana Pascual

images--17-.jpgMe levanté hace unos días con una noticia en el periódico que primero me dejó perpleja y después me hizo pensar mucho sobre este tema tan delicado e importante hoy en día.


De hecho, ahora vuelvo al trabajo después de 10 días de vacaciones y la verdad que ahora y más que nunca he vuelto a pensar en ello.

Sé que hay muchas maneras de vivir la vida, muchas formas de pensar y actuar, pero básicamente y hablando estos días con varias amigas, les expuse mi punto de vista, y la verdad que excepto dos, las demás estuvieron totalmente de acuerdo. Pero también he de decir que esas dos son solteras y sin hijos. El resto son o casadas o embarazadas o con retoños.

La noticia era la siguiente:

"La mujer tiene que volver al hogar"
"El presidente del PP de Andalucía ha declarado que apoyará todas las políticas relativas a la mujer que se pongan en marcha desde el Gobierno central y que persiguen “recuperar los valores familiares que, desde que la mujer trabaja, se han perdido”.
En este sentido, Javier Arenas dice no temer a “la violencia feminista que practican entre ellas y hacia los hombres". “Cuando esas feministas vuelvan a estar cómodamente en su casa, educando a sus hijos y cuidando de sus familias, nos lo agradecerán”, ha dicho. Y lo harán porque, según el candidato, la sociedad será mejor, no se producirán tantos fracasos matrimoniales, los jóvenes dejarán de descarriarse, las familias volverán a corresponderse con los modelos tradicionales e incluso se reactivará el empleo..."


Esta postura es un poco radical, pero sí creo que se debería apoyar más a la mujer que desea, que quiere estar en su casa.

Después de haber hablado con dichas amigas he escuchado opiniones de todo tipo, se que alguna persona se va a llevar las manos a la cabeza cuando escuche lo que yo opino sobre el tema, incluso habrá quien piense, que no me pega nada. Hay muchas mujeres hoy en día, que aunque piensen como yo, les cuesta admitir lo que realmente desean, por miedo a lo que puedan pensar de ellas, pero yo a estas alturas, no tengo ningún tipo de problema en admitir lo que deseo, es sólo una opinión, MI OPINIÓN, es mi forma de ver las cosas, son mis prioridades, mis inquietudes y la manera en la que me encantaría pasar mi tiempo y por supuesto, mi prioridad número uno es MI FAMILIA.

 

images--13--copia-1.jpgimages--9--copia-1.jpgComo cada día, me levanto a las 7:30h de la mañana, (como ya comenté un poco, mi día a día y el de miles de mujeres, en mi artículo de “Superwoman”) y hay días que no tengo fuerzas ni para apagar el despertador, quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, regando las plantas, (las que han sobrevivido por mi falta de tiempo y dedicación), pasear con mi perro, TODO, menos salir de mi casa, entrar en el coche y poner el cerebro y los nervios a funcionar.

Hace poco viendo una serie de las americanas que a mí tanto me gustan, salió una escena que me hizo pensar en las razones que tenía una madre que le dice a su hija que ella renunció a trabajar en su día porque no había nada mejor en el mundo que ver crecer a tus hijos, cuidar a tu familia y hacer tus actividades y quehaceres sin estrés ni nervios, todo porque la hija quiere trabajar después de haber tenido 5 hijos... la madre le pregunta ¿Qué hay mejor que todo esto?" La hija le habla de la LIBERTAD, económica, social, mil cosas, pero resulta que después de estar un tiempo trabajando, hace balance y se da cuenta que aunque trabaje, desea llegar a casa corriendo para estar con su marido e hijos, le toca pagar a una niñera que limpie la casa y cuide de sus hijos, con lo que su sueldo se ve reducido y a parte tampoco tiene tiempo para ver a las amigas... Cuando se pierde tantas cosas de la vida de sus hijos, realmente se da cuenta de que lo que quiere es volver a estar en casa...

Pero ya digo que este es un tema muy personal, hay mujeres que no podrían estar sin trabajar, que aman su trabajo por encima de todo, que no podrían aguantar un día en casa. Yo respeto a todas las profesionales evidentemente, que vamos a trabajar todos los días, hay quien necesita ir al colegio a dar clases, al hospital a curar enfermos, a la farmacia a vender medicamentos, llevar la contabilidad de una empresa, al gimnasio a dar clase de aerobic... hay mujeres que necesitan trabajar, porque se sienten realizadas, pero yo puedo decir clara y abiertamente desde mi experiencia, que con la simple parcela de mi familia y mi hogar ya me siento realizada.

Cuantas veces no hemos oído decir: "Mira a "Pitita" no trabaja, vive como nadie, sólo tiene que dedicarse tiempo a ella y ya está, si yo no trabajara también tendría tiempo para dedicarme". Es lo malo que tenemos las superwoman, que tenemos que rascar el tiempo de donde sea para poder dedicarnos el tiempo que nos merecemos, o no, que nos merecemos no, nos merecemos mucho más tiempo, por ello mi postura.

Cuantas veces no hemos oído decir:”Ay, si pudiese permitírmelo me cogería una excedencia para poder criar a mis hijos”. “Ay que mal, se acaban las vacaciones, con lo a gustito que estoy yo en casa”.

images--8-.jpg

 

Me molesta bastante cuando oigo a muchas mujeres criticar el hecho de que una mujer quiera ser ama de casa, "mujer florero, maruja, mantenida..." es lo más fino que oigo decir, está claro que es un trabajo diario y sin retribución económica, pero ¿y qué? Si de todos modos lo somos todas, trabajemos o no, lo reconozcamos o no, y si no, pagamos con parte de nuestro salario a alguien para que nos lo haga y aún así, siempre acabamos "pringando", al fin y al cabo, lo que quiero decir es que es tan loable trabajar fuera, como quedarse en casa, para nada quiere decir que una mujer esté chapada a la antigua por elegir esta opción. Acabáramos.

 

 

Está claro, que tenemos mucho que agradecer a las grandes feministas del siglo XX porque las posibilidades que tenemos ahora las mujeres, se deben, en gran medida, a su lucha, a sus planteamientos y a sus logros.

Pero yo discrepo también en algunos de esos logros. En mi opinión "La gran Liberación" se ha convertido en "La gran Obligación".

No tenemos los mismos sueldos que los hombres ejerciendo puestos de trabajo similares, nosotras nos quedamos embarazadas, parimos, damos el pecho a nuestros hijos, es algo innato con lo que jamás un hombre se podrá igualar y si es cierto, por culpa nuestra, muchas mujeres deben renunciar a crear sus propias familias si quieren triunfar en su carrera profesional. Por culpa nuestra, porque hay determinadas cosas que consideramos que debemos hacer nosotras, jamás saldremos de ese "machismo" que nos rodea y que nunca nos dejará. Pero es que a veces, no lo podemos evitar, he escuchado mil opiniones de este tipo, mantenido mil conversaciones, a veces nos quejamos por todos los "tajos" que llevamos, pero sobretodo por las tareas de casa, porque trabajamos y queremos llevarlo todo para delante nosotras, porque consideramos que hay determinadas tareas que acabamos nosotras antes y mejor que los hombres, pero eso es sólo porque nos apetece, porque queremos hacerlo nosotras, si no, pondríamos remedio.

images--14-.jpgEs imposible igualarnos a ellos, somos diferentes en prácticamente todo, por suerte o por desgracia. Pero lo de igualarse, buff, no podía acabar bien. Estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrías, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar del currículum impecable. Nos hemos convertido en unas heroínas, en unas “Superwomen”, pero seguimos ganando menos que ellos y de todos modos nos dan órdenes porque la mayoría de los altos ejecutivos por hablar de esta rama laboral, son hombres. Nos obligamos al ritual diario de estar delgada cual fideo, ponernos hidratantes y demás armas para no acabar rendidas por la edad, maquillarnos impecablemente desde la frente hasta el ombligo, tener el pelo perfecto, no retrasarnos con el tinte, que la raya es peor que la lepra, elegir correctamente la ropa, zapatos y accesorios, tener que resolver la mitad de cosas por el móvil, desde la mancha de la ropa de la nena, hasta el retraso de la reunión de las cinco, venga a resolver problemas uno detrás de otro, que además no son a veces, ¡ni nuestros problemas! ¡¡Si ni siquiera podemos permitirnos estar enfermas!!

Todo para salir con los ojos rojos del monitor del ordenador, claro, no por llorar de amor, que para eso no hay tiempo.

Estamos pagando el precio de ser unas liberales e independentistas. Si yo sólo quiero sentir que es que me abran la puerta del coche, que me muevan la silla para cuando me voy a sentar y dejarme sentar claro, no quitármela del todo...

images--16-.jpgFue alrededor de los años sesenta cuando las mujeres españolas empezaron a reclamar públicamente los derechos que se le venían negando pero, en realidad, ¿Qué conseguimos laboralmente? Trabajar y tener independencia económica, pero a parte también hemos seguido echando a nuestras espaldas, las tareas que se “asignaban” a la mujer desde hace cientos de años, por lo tanto, hemos conseguido trabajar dentro y fuera de casa, con lo cual, sí, nos sentimos realizadas económicamente que no es poco. Pero ¿nos sentimos realizadas a la hora de renunciar a pasar horas con nuestros hijos, a dedicar tiempo a nuestra familia y amigos, a renunciar a actividades ociosas? Sinceramente, creo que no.

Desde que fui madre, mi vida dio un vuelco, cambiaron absolutamente todas mis prioridades, antes solo pensaba en mí, en mi marido y en mi trabajo, pero ahora, ahora mi prioridad es mi hija y mi marido, y sí, hay amigas que me dicen: "Tú hija crecerá y se irá y entonces te entrará el síndrome del nido vacío y entonces ¿tú qué harás?". Por favor, existen miles de cursos, de cocina, de pintura, de costura, de idiomas, deporte, clubes, viajes, excursiones, miles de actividades ociosas, a mi personalmente, me encanta cocinar para mi familia, me encanta tener mi casa perfecta, prefiero cualquier tarde (entre semana, claro) pasarla junto a mis ingredientes de cocina y mi niña, a tener que estar en cualquier otro lado.

Todas nos hemos quejado alguna vez de lo complicado que es a veces conciliar trabajo y familia, tengo amigas que trabajan más de 50 horas semanales, es imposible, trabajar de esa manera y tener tiempo para ti o para el resto de cosas que hacen que la vida sea tan feliz.

images--11-.jpgY sí, hemos logrado muchísimo las mujeres. Las mujeres que reivindicaron nuestros derechos nos salvaron, logramos muchísima libertad. (Antes, hasta ir al cine sola ¡se veía mal! Las mujeres no podían tener ni sus propias cuentas bancarias, ni siquiera podían ejercer su derecho al voto). Hemos avanzado mucho, es evidente que ni nosotras somos las que eramos, ni ellos son los que eran. Hoy en día, los chicos de mi edad (exceptuando a la minoría) no son tan machistas como antes, han crecido y se han educado de manera diferente a como lo hacían antes, se ocupan de los hijos con todo lo que conllevan, trabajan fuera y dentro de casa. Pero a mi parecer, nosotras nos hemos echado tierra sobre nuestro tejado. Antiguamente, las abuelas se pasaban el día en casa bordando, intercambiando recetas con sus amigas, decorando la casa, cotilleando, podando, plantando, educando a los hijos, usando medicina natural... Estaba todo tan bien, luego llegó la tele, el teléfono, la píldora, la tarjeta de crédito, el ordenador, internet, ¡Qué tiempo de paz y tranquilidad!. Hasta que llegaron las mujeres a las que no les gustaba cocinar, ni regar las plantas, ni tener hijos, ni ser dependientes de nada ni nadie, a conquistar el espacio de la mujer. Pero que espacio ni que nada, si teníamos el mundo a nuestros pies, el barrio era nuestro, el dominio sobre los hombres, ellos dependían de nosotras hasta para comer, y ahora ¡¿a qué se dedican?! No hay hombres corteses que te manden serenatas a casa, te escriban, te abran la puerta del coche, te traten como una delicada flor que es lo que somos, seres fuertes y delicados a la vez, que si queremos podemos con todo, pero a la vez podemos derrumbarnos por nuestra sensibilidad. Pero ahora ¿qué es lo que pasa? Ellos están confundidos, huyen de nosotras, les damos miedo, tanta INDEPENDENCIA, los ha hecho huir... Que se lo digan a todas mis amigas solteras.

Nosotras ya sabíamos que teníamos un cerebro y sabíamos usarlo perfectamente a nuestro parecer, ¡¡¡porque había que demostrarle nada a los hombres!!!

Está claro y no voy a negar lo evidente, que antiguamente también la mujer no podía independizarse, no tenía la opción, los matrimonios eran duraderos porque las mujeres no podían expresar nada, se callaban sus inconformidades y tenían que someterse por su falta de recursos y por no estar preparadas. Había infidelidad, igual que ahora, pero al menos ahora, podemos elegir si quedarnos o no.

 

También digo que escribo desde la subjetividad total en este caso, aunque basándome en los pensamientos de muchas mujeres que no pueden abrir la boca porque se les echan encima enseguida las mujeres feministas con sus argumentos. Respetemos que cada cual haga lo que quiera, sin por ello criticarlo, mientras no hagamos daño a nadie, creo que todas podemos tener nuestras prioridades y elecciones, gusten más o menos.

 

Conozco a amas de casa que están con depresiones continuamente porque no les llena lo que tienen, conozco a mujeres trabajadoras que igualmente tampoco les llena su vida laboral. Todo está en la manera de ver la vida, en como administres tu tiempo, en tus inquietudes, en luchar por lo que cada una quiere y junto con todo eso, valorar lo que tenemos a cada instante.

 

Cada cosa nos viene mejor o peor según el momento, el trabajo... ¿Cuántas veces el trabajo, nos ha servido de refugio por milongas y tragicomedias en casa?, y a la inversa, ¿Cuántas veces no salimos disparadas del trabajo, hartas y encabronadas a refugiarnos en nuestro reino sin salir hasta el día siguiente? Sinceramente pienso que en el término medio está la virtud. Supongo y creo que en un mundo ideal, lo perfecto sería un trabajo a media jornada para la mujer que quiere trabajar, o trabajar desde casa, o mejor, (por soñar que no quede), una retribución económica para la mujer que se quede en casa, para que pueda tener también su libertad económica.


images--12--copia-2.jpgMe encanta mi casa, me encanta cuidar de mi hija y familia, me encanta cocinar, me encanta salir con mis amigas a cualquier parte, me encanta pasear, aprender, estudiar, viajar, jugar con mi hija, ir a clase, cuidarme, leer, ver la tele, escribir, estar con mis niños de la cate, hay tantas cosas fuera del trabajo que me encanta hacer... Gracias a Dios, tengo mucha flexibilidad en mi trabajo y para nada se me hace cuesta arriba pensar que comienza la semana, estoy muy contenta con él, lo valoro muchísimo, no podría tener un trabajo mejor y por ello doy gracias todos los días. Y también doy gracias, porque todo lo que me encanta hacer en horario extra-laboral me lo puedo permitir, pero casi siempre con la lengua fuera, planificando y organizando horarios todo el tiempo. Simplemente pienso, que si hoy en día me pudiese permitir el lujo de no trabajar, s
inceramente, no lo haría, hay tantas miles de cosas que hacer en y por la vida.


Realmente, nunca he tenido una pasión concreta por aprender algo exclusivamente, hice todo mi bachiller y COU de letras y luego me decanté por la Administración y la Informática, que poco tenía que ver. He estudiado danza clásica, he dado clases de tenis, de guitarra, de solfeo, estudio inglés, he hecho cursos de lenguas muertas, de contabilidad... Siempre he tenido inquietudes, sociales, culturales, de todo tipo... Así que todo me vale porque he aprendido a ser feliz, dejándome llevar por la vida que tiene tantas posibilidades. Prefiero ser una mujer completa y polifacética, a ser la mejor especialista mundial en la cría de aves salvajes en cautiverio, (por decir algo) y estar falta de habilidades sociales y de otro tipo. 

Es mi punto de vista, desde pequeñita siempre me he considerado una aprendiz de todo y maestra de nada. 

Seguramente, más de una persona no comparte mi opinión, en ningún caso estoy generalizando, todas tenemos opciones y todas son admirables. No hablo de estar todo el día sometida a una casa y un marido, hablo de usar el tiempo en nuestro beneficio, esta es mi manera de ver las cosas. Es sólo MI opinión.

Lo malo de todo esto es que hoy en día, en la sociedad en la que vivimos, es imposible vivir cómodamente si no trabajan los dos individuos que forman una pareja, por lo tanto, no tenemos más que luchar y seguir adelante que es lo que llevamos haciendo todas, desde que la mujer es mujer. Lo importante es buscar la positividad en cualquier circunstancia que te tenga la vida preparada, pero siempre luchando por intentar cumplir nuestros deseos.

Mis queridas colegas, camaradas, inteligentes, independientes, autónomas, liberadas y realizadas amigas, renuncio a mi puesto de mujer moderna. ¿Os sumáis?


Un saludo a todas las “maris” que piensan como yo. Y a las que no. También.

 

¡FELIZ SEMANA!

Ver comentarios

2012-04-12T11:07:00+02:00

UN AÑO. MILLONES DE GRACIAS.

Publicado por La ventana de Ana Pascual
   
¡HOLA A TODOS!
  
4511_1180824561023_1240451399_30501281_4381157_n.jpg

Hoy hace exactamente un año, que me animé a crear este blog que me ha dado tantas alegrías.

 

Un blog que me ha permitido expresarme, en el que os he contado algunos de los momentos más importantes de mi vida, os he dado alguna recetilla que otra, os he hablado de situaciones, de sentimientos, de la familia, pareja, maternidad, amistad, cosmética... os he dado algún consejito, siempre con ánimo de echar una mano o dar alguna idea.

 

Han sido 366 días (bisiesto) de estadísticas maravillosas. A día de hoy diré que han sido:

31 artículos publicados.

18.863 visitas.

 

9.255 visitantes únicos.

El mes record de 3.537 visitas en Octubre.

El día record, 17/02/2011, con 422 visitas.

 

167 Comentarios.

Y dos contratos de publicidad.

 

Gracias a todos y cada uno de vosotros, por la oportunidad de dejar que me cuele en vuestro ordenador o móvil, por dedicar parte de vuestro tiempo diario a seguirme, a leerme y a comentarme. Por valorar mi esfuerzo. Gracias por compartirlo, por las felicitaciones, me encanta que la gente me lea y más que me lo digan. Es genial, es mi premio particular.

tarta.jpgComo ya sabéis, ME QUEDO CON LO MEJOR DE TODO ESTO, que es el placer de escribir, el placer de expresarme y el placer de saber que estáis ahí.

 

Espero seguir manteniendo el listón así, durante los próximos años.

Gracias por estar ahí, gracias de verdad.

Millones de gracias, saludos, besos y abrazos.

 

Ver comentarios

Girl Gift Template by Ipietoon - Alojado por Overblog