Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Archivos

2014-05-19T21:56:00+02:00

DARDOS.

Publicado por La ventana de Ana Pascual

veneno.jpg

"¿CÓMO SE PUEDE ALBERGAR TANTO VENENO ENCIMA SIN CONTAMINARSE?”


¿Quién no se ha hecho esta pregunta, acerca de alguna persona de la que ves, que sólo emana odio por todos los poros de su piel?


No se si os habrá pasado, pero yo conozco a alguien y es digna de estudio.


Se que me va buscando, pero no me va a encontrar, hay que saber diferenciar entre clases... creo que no hace falta que diga nada más.

 

 

Hoy os voy a hablar de un tema muuuuy espinoso, muuuuy delicado, por ello, lo voy a tratar lo más objetivamente que me sea posible y no me gustaría entrar en el terreno personal (pero no aseguro nada), aunque tendría para escribir un libro, jaja, pero bueno en algunas más que en otras, esto es lo que suele pasar en todas las casas.


Había pensado que no iba a dar cabida en mi blog a gente que no merece tenerla ¿pero sabéis que? que aunque lo parezca, no soy perfecta, y como me he divertido soberanamente escribiendo este post. Pues no me voy a callar, porque una tiene un límite y estoy cansada de recibir dardos envenenados por alguien que tiene una vida tan triste, (por no decir una vida de mierda) que necesitan vidilla, yo soy su chivo expiatorio, y a veces, los chivos también tienen cositas que decir. Porque os recuerdo, que toda historia de dos personas, tiene sus dos versiones. Aunque os aseguro que yo sí seré educada y hablaré desde el respeto.


Como os decía, voy a hablar de las famosas discusiones o desencuentros familiares, algo de lo que nadie tiene narices a hablar en primera persona y mucho menos a la cara.


No conozco una familia perfecta, en la que no haya ni un roce, ni una crítica, ni una disputa. Y es que nadie ve la paja en el ojo ajeno. (“¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?”).

 

Me gustaría hablaros desde mi experiencia y de la de amigos o familiares que han pasado por situaciones de este tipo y cada uno lo ha enfocado de una manera. Yo lo he enfocado de todas las posibles, y por ello, vengo a daros algunos consejitos, que si queréis, podéis tener en cuenta.


Por poneros en situación os diré algunos ejemplos, lo más suave que se suele oír en las casas es:


iStock_000008304904Small.jpg¨No quiero invitarla más, porque mi cuñada... Desde que mi nuera hizo... Porque mi hija no fue capaz de llamarme cuando ... Porque mi suegro no fue al cumpleaños de ... Yo lo necesité y mi padre no ... ¿Cómo puede ser que un hermano... Jamás podría perdonar... Fue un dolor tan grande que no puedo dirigirle la palabra a mi primo... Mi madre siempre prefirió a mi hermano, por eso yo...¨


Rencores, resentimientos, celos, envidias, competencias. Los odios familiares son el pan nuestro de cada día desde que el hombre es hombre. La Biblia ya cuenta muchas historias basadas en esto, por ejemplo, los hermanos "Caín y Ábel", ¿os suena?.


Por decir que no es poco, todos estos malos sentimientos, destruyen sin piedad alguna, lo que supuestamente parece destinado al amor por la simple unión de sangre.


Las peleas entre hermanos, padres e hijos, nueras y suegras, cuñados o yernos son, sin embargo, una realidad.


Y yo me pregunto, ¿De dónde vienen , qué consecuencias tienen sobre cada uno de los familiares?


Los odios familiares, la mayoría de las veces, se mantienen en secreto, encubiertos para preservar la armonía familiar, se monta una guerra fría, en la que nadie dice nada de cara a la galería y en la superficie, pero luego “bajo manga” o por debajo de esa superficie tan armoniosa, se lía y bien gorda.


Pero no suele hablarse de ello, hasta que de repente, un día, estalla en la mesa. Se convierten en una bomba, porque esas discusiones, odios, envidias... acaban con la armonía de la familia, el ambiente se tensa, se enredan rencores...


Por resumir y a mi parecer, estas disputas separan , distancian , envenenan , torturan... Y a mí, lo que me hace gracia son los casos en los que ¨los de fuera¨, cuñadas y cuñados, suegras y suegros , primos, tíos, yernos y nueras son los objetos del odio y los miembros de parentesco directo son "perfectos¨.


Esto es una enorrrme pantomima. La lucha de fondo suelen ser (aunque no siempre) los de la misma sangre y los de ¨fuera¨ suelen ser los aliados necesarios en la batalla o los que asumen abiertamente la situación que hay, sin miedo a los daños colaterales, esos de lo que taaaanto os hablo en varios artículos de mi blog.


10156000_10203921719703616_2684896264053810081_n.jpgAunque también os diré que a veces, son los familiares políticos los que calientan a sus parejas para que acaben como el rosario de la Aurora con sus parientes de sangre, es tanto, que incluso llegan a inyectar ese odio, sin descanso y como tienen tanto dentro, no sienten aprecio alguno por sus parientes políticos, les cuesta muy poco, despotricar y calentar a sus parejas.


Ante todo esto, yo recomiendo la educación, y sobretodo, que lo que uno tenga que decir que lo diga a la cara, porque en mi casa siempre ha funcionado lo de "hablando se entiende la gente", y si no hay narices (por no decir otra cosa) lo mejor es el respeto y la educación, el saber estar, porque hay personas que pueden resultar perjudicadas y que no tienen culpa (daños colaterales). Y además porque a estas alturas, no quiero, ni me da la gana, ni me apetece escuchar lo que gente así me tenga que decir y segurísimo que es recíproco.


respeto-por-los-demas--copia-1.jpgPor poneros un ejemplo, yo he llegado a coincidir con este tipo de personas (digo personas porque jamás entraré en descalificativos con nadie, acordaos de lo que os he comentado al pricipio del artículo, sobre la clase de cada uno) y me importen más o me importen menos, cómo para mi, la educación es lo primero, si he tenido que dirigirme a quien me interesa, lo he hecho y me han respondido con la misma educación, (lo que piensen de mí, puede que yo lo piense de ellos. Recíproco o no, (nunca lo sabrán porque desde luego lo que yo piense, o lo que pensemos o hablemos en la intimidad mi marido y yo no lo pienso publicar) pero como os decía, siempre que he hablado a la parte que me interesa, siempre me ha respondido correctamente, dentro de una cordialidad como personas adultas que somos, y si la otra parte siempre se queda callada y quemándose por dentro, se queda callada como he dicho antes, porque yo, jamás le doy pie a que me diga nada. A mí me basta con un "¡Hola!" por educación, y si no me lo dice, me quedo igual, porque ya os he dicho muchas veces que la indiferencia, el no hablar de ellos, el no nombrarlos en ninguna parte, el estar meses y meses sin verlos, sin hacer alusión a ellos, les hace muuuucha pupita, yo lo sé porque me lo han demostrado y os lo recomiendo, indiferencia ante todo, por esas personas que cuando os ven, sólo se les nota el odio en la mirada. Y un consejo, si mientras interactuais con su pareja o hijos u otros parientes y pululáis a su alrededor, notáis ese odio o desprecio, os tenéis que crecer y pensar: “¡¡Qué importante soy, que protagonista soy y que poder ejerzo sobre estas personas, me encanto más ahora, que esta mañana!!”  y seguís a lo vuestro tan panchos...

 

Lo peor de todo, es que esta... "gente", van de buenas y ejemplares personas, jajaja, son tan buenas y tan felices, que sólo hacen que pensar en sus parientes políticos. Os advierto, que tengáis cuidado con esta... "gente", porque pueden ser ejemplo para otras y os aseguro que alguien que alberga tanto odio dentro, no es ejemplo para nadie.


Sin-titulo.pngEstas personas, las denominadas de "fuera" calientan a sus parejas siempre, y las parejas, sólo porque viven con ellas y duermen con ellas, no tienen más remedio que agachar la cabeza o darles la razón como a las locas por no discutir, por no hablar de lo mismo, año tras año, mes tras mes, semana tras semana, visita tras visita, coincidencia tras coincidencia, por agotamiento, por no oír más las obsesiones de su pareja, le dan la razón y luego, hacen lo que les da la gana, o no, depende de lo agarrados que los tengan psicológicamente.


Algunas de estas personas se autoconvencen de que han llegado al éxtasis máximo con sus familias, a la felicidad y la perfección extrema con su familia política y consanguínea. Es verdad, puede que hayan llegado al equilibrio que ellas querían, eso sí, por sus narices, es decir, pasando por encima de quien sea, y por indice-copia-5.jpgsupuesto, no si antes tener un historial de peleas, amenazas, discusiones, amenazas de nuevo y entonces (cuando todo el mundo pasa por el aro que ellas quieren por miedo a desquebrajar una familia por la que tanto han luchado los otros), se piensan que tienen la perfección a su alrededor, y la sartén por el mango, eso sí, no sin antes hacer daño a los que, supuestamente, quieren. Pero están tan ciegas, tan ansias de dominio, que no ven más allá de lo que el resto pueda pensar, se creen que son los padres o madres ideales, los esposos o las esposas ideales, los yernos o las nueras ideales, los cuñados o las cuñadas ideales, los tíos o las tías ideales... sinceramente, yo primero me quedo ojiplática, luego me da la risa y después me lo paso pipa observando el papelazo que hacen de puertas afuera de su casa, dejando que se crean su papel.


Según he leído, esas emociones negativas se originan en la infancia, adolescencia o primera juventud y son sentimientos de amor-odio que no se solucionan y que luego en la edad adulta hacen sacar los resquemores, hacen sacar lo peor de uno mismo, es decir, "la venganza será terrible" y lo hacen hacia personas que ven como rivales. Y parece que si es familia y hay un vínculo de sangre, aún la cosa acaba siendo dramática.


Hasta Shakespeare ya lo veía, sólo hay que leer sus obras como Romeo y Julieta, Otelo... y algunas más que no he leído, todas esas obras van sobre odios familiares.


FAQ-2-SEDUCCION-DEJAR-VENENO-31.jpgY es que, los rencores son como las picaduras de serpiente, al cabo de un tiempo, matan a uno cuando el veneno comienza a recorrer el cuerpo.

El odio no queda sólo en el que odia, sino que el que odia, contamina a la familia, toda la que puede.

Pareja, hijos, hermanos, padres... pero es lo que tiene sentir envidia, odio o lo que sea que sientan.

 

La gente suele creer que los odios de los adultos tienen consecuencias en los hijos.

¿Qué le va a ocurrir al chico si no ve nunca a su abuelo o sus primos o sus tíos?, puede preguntarse un padre cuando alguien le aconseja no hablar mal de los parientes delante de su hijo. Pues ¿sinceramente? yo me he dado cuenta que nada. Nadie puede querer u odiar a alguien que nunca ha tratado, unos primos pueden no verse en la infancia y luego coincidir en el instituto o universidad y hacerse uña y carne, al margen de lo que pase con los padres. Un abuelo rencoroso puede no ver a un nieto y ese nieto no verlo y no sentir nada porque no ha tenido trato con él. Yo siempre lo digo, el roce hace el cariño y si no tienes roce con tu familia, y sí con el vecino, acabas queriendo más al vecino que al tío.


395455_355909251098076_148231798532490_1190117_181-copia-1.jpgAunque también tiene mucho que ver el carácter y la educación que se dé y se viva en las casas, mi marido y yo, a nuestra hija le inculcamos el amor hacia todos sus parientes consanguíneos o no, ¡a todos!, haya o no problemas con ellos, y se le nota muchísimo, se nota cuando le hablas bien de todos sus familiares, se le nota esa alegría cuando ve a alguien de la familia, tenga roce o no, porque nuestra niña es única, porque es puro amor, pura alegría, pura felicidad. pura inocencia, jamás la he visto recibir a nadie de la familia sin entusiasmo, sin alegría, pero claro, los niños son esponjas y absorben todo lo que ven y oyen en sus casas y de sus padres, (mucho cuidadito con lo que se dice delante de los niños).

 

168827701.jpgYo creo que odiar, debe ser muy cansao, tiene que ser agotador por Dios, el que odia tiene que mantener esa barrera cada día, tiene que almacenar y enmascarar el resentimiento para que no contamine su día a día, tiene que hacer esfuerzos para olvidar el odio y a aquellos seres tan cercanos a los que no puede ni ver.

¿Y cuáles son las frases típicas que ayudan a ello? "Esa persona no existe para mí", "ese no es nada, ni nadie","yo voy a actuar con naturalidad cuando ella o él esté", “esa se cree protagonista y es una “m” al lado mío” y muuuchas cosas peores que no quiero nombrar y que todos podéis imaginar, pero todo esto son MENTIRAS. Todo mentiras para ayudar a salir del paso y autoconvencerse de que uno es mejor que ellos.

 

Cómo os he comentado, el roce hace el cariño y si no hay roce, no hay nada, sobre todo en la edad adulta.


Pero os diré que si es una persona con la que no has vivido ninguna experiencia especial, se puede olvidar, se puede pasar, se puede ignorar, pero cuando se trata de un pariente de sangre directo, la relación no se puede obviar. Las vivencias de toda la vida no se borran con típex (por suerte). Los que se odian han compartido momentos imborrables, malos y buenos a lo largo de sus vidas . Por eso, no se puede eliminar mentalmente a la otra persona. Por mucho que algunos se empeñen.


Los odios separan. Muchos odios pueden ser que se desherede a un hijo, que unos hijos no cuiden en la vejez a los padres enfermos, (porque aunque los padres no queramos estar en el mundo para dar guerra a los hijos en la vejez, yo estaré pegaita a mis padres en el mínimo momento que me necesiten y sin pedirlo), que unos hermanos no se hablen...


A veces, con el paso de los años, los motivos de ese odio se vuelven mínimos o casi inexistentes, incluso llegan a desaparecer, hay quien se pregunta por qué lleva tantos años sin hablarse con Menganito, sin embargo, ahí sigue la tensión. ¿Y sabéis porqué? Yo si lo sé. Todo depende de la buena predisposición que tenga uno para arreglar las cosas, del amor que sienta hacia su familiar, de si es buena persona y está dispuesta a dejarse de teatros y perdonar de verdad o pedir perdón. De valorar realmente las cosas importantes de la vida y dejarse de tonterías. Todo está en el buen corazón de las personas.

 

Hay un relato muy cortito que me encanta y dice así:



10264483_10152067876825060_3764833035270112277_n.jpg“Un viejo indio estaba hablando con su nieto y de decía:

Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro está lleno de amor y compasión.

 

El nieto preguntó:

Abuelo, ¿dime cual de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?

 

Y el abuelo contestó:

Aquel que yo alimente.”


Me encanta porque hay quien no deja apagar esa llama de maldad. Y yo cada día se mejor lo que quiero, con quien quiero estar, me siento más madura y me gusta alimentar mi corazón de alegría y el amor. Y se nota. Se nota mucho.

 

 Se puede querer a alguien aunque se rechacen algunas actitudes. Todos somos dulces y amargos.


También pasa, que en vez de hacerse responsable de algunas situaciones o malas decisiones personales e intentar buscarle una solución positiva, culpamos a otro para no responsabilizarnos de los que nos pasa. (Esto lo he vivido, en mis carnes, siendo yo la víctima y mi consejo es ir siempre con la verdad por delante, ante quien haga falta, porque el tiempo pone a cada cual en su lugar, os lo prometo, es verdad universal).


Y lo que sí me he dado cuenta, es que da igual los pasos que des y como te comportes, da igual que modifiques tu actitud, que madures, que pasen mil años, que intentes un acercamiento, el odiado nunca deja de serlo, porque este tipo de personas tienen el rencor elevado al infinito, al igual, yo creo, que el enamorado no ve defecto en su amor. Porque si hay algo claro, es que las personas que no olvidan, que no dejan de envidiar, nunca dejan de perseguir al que ellos creen su adversario.


Y queridos míos, si alguno de nosotros hablara... a más de una se le caían las bragas, y a menudo, nos buscan las cosquillas, porque necesitan aplastarnos cual cucarachas, para sentirse superiores, pero JAMÁS deben conseguirlo, jamás deben encontrarnos las cosquillas y ¿sabéis porqué? Porque no tenéis que dejar que gente que no queréis en Hathor_07_g9.jpgvuestras vidas, os las trastoquen. Y lo mejor de esa indiferencia, es que parece que les duele más. Esta gente entra en espiral, pasan épocas tranquilas, pero en cuanto se reencuentran con los odiados o se les cruzan los cables, vuelven a atacar, y así, cómo el día de la Marmota. Y claro, uno se queda pensando "¿A esta se le va la olla o qué?, ya le ha dado el ataque de locura". Sólo Dios sabrá la de horas, nudos en el estómago, úlceras, peleas, discusiones, conversaciones, noches, que les robamos a esas personas. Cuando lo único que queremos es que si no pueden con nosotros, que nos olviden, que no nos autoanalicen, que para eso ya estamos nosotros mismos. Qué no nos conozcan, que no pongan palabras en nuestras bocas que no hemos dicho, que no pongan palabras en nuestras cabezas que no hemos pensado (porque "cree el ladrón, que son todos de su condición"). Qué nos olviden, que si no nos quieren hablar, que no nos hablen, que no nos saluden, que no nos miren, que no nos copien, que no nos piensen, que no hagan alusión a nosotros, que ni nos nombren, que se olviden de "la película" que tienen montada, que no "peliculeen más", que no calienten a los demás con nuestra persona, porque sinceramente, a todos nos importa cero, lo que este tipo de "gente" piense.


images.jpgEn fin, mi consejo hacia todos los que vivís una parte como la otra, en que hay que relajarse y reflexionar sobre el por qué sentimos lo que sentimos y si nos causa daño cómo modificarlo o intentar entenderlo desde otra perspectiva para tomar una actitud diferente ante esto que nos duele. No por nada, si no porque somos familia y vamos a estar unidos (con ganas o sin ellas) de por vida.

 

Valorar, quien está a nuestro lado, la familia que hemos construido, inculcar respeto, amor, educación y alegría.  Y vivir lo más felizmente que se pueda y lo más importante vivir y dejar vivir.


Porque como dice el dicho: “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos en un desafío, cambiarnos a nosotros mismos” y sí, me gusta ese dicho, pero no tienes que cambiar tu forma de ser que es perfecta seguramente, simplemente cambiar tu actitud si estás con esas personas y siempre para mejorar, eso es lo que realmente hacen las buenas personas, las personas humildes, sencillas, las personas felices, positivas.


Y puede que la actitud que tomes, no sea una que te guste, pero es lo que hay que hacer. Eso sí, siempre en frío, con las cosas bien meditadas, reflexionadas, pensadas... Yo eso lo practico desde hace muuuchos años y cada vez más y mejor, cuando la situación lo requiere porque el odio no sirve para nada positivo. NUNCA.


imas.jpg"No quiero invitar más a mi cuñada PERO... Me dolió lo que dijo mi suegro, SIN EMBARGO... Estoy enfadada con mi hija, AUNQUE, TAL VEZ SI...”


Reconciliación, auto-critica, aceptación del otro como es, dialogo constructivo sin recriminaciones pueden ser buenos caminos.

 

 


Porque si hay algo que tenemos claro en mi casa, es que, con la familia, (política o no)...


VALE LA PENA DEJAR DE REMOVER LA MIERDA Y TRANSFORMARLA EN ABONO.



¡FELIZ SEMANA!

Ver comentarios

Girl Gift Template by Ipietoon - Alojado por Overblog