Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

¡MI EMBARAZO!

por La ventana de Ana PasSa

publicado en MATERNIDAD

 

 

como-cuidarme-contra-las-estrias.jpgLa semana pasada me llevé una gran alegría, cuando me llegó la noticia de que una de mis amigas ¡está embarazada! Me muero de alegría y gozo cuando me entero que alguna amiga está esperando un bebé.


Recuerdo que yo, fui la segunda de mis amigas en tener un bebé y la primera en mi familia. Por ello,¡me sentí super arropada y mimada!

 

Desde que nació Martina, hubo más de una amiga que se animó y también han llegado bebés y algunos embarazos todos con nombres preciosos, Hugo, Alejandra, Fabio, Valeria, Cloe, Gael, Marta y alguno más, que todavía habrá que esperar..., pero es lo más normal, en esta edad entre los veintitantos y los treinta y algo, es lógico, que mi entorno, familia y amistades esté rodeado de bebés, embarazos y planificaciones de embarazos.

 

Pero también vivo y he vivido la lucha de alguna de ellas por conseguir un embarazo, quiero decirles desde aquí, que tienen todo mi apoyo para lo que sea, porque se que es muy duro, no lo he sufrido en mis propias carnes, pero lo sufro con vosotras, y quiero ver como miráis la vida con optimismo, porque chicas, hoy en día, gracias a Dios, a los avances científicos y gracias a la adopción, la persona que quiere ser madre o padre, lo es, o lo será, si es su prioridad. De una forma u otra. A veces, el camino es largo y desespera y no salen las cosas como cada uno quisiera, pero de verdad que todos tienen un buen final, con paciencia y perseverancia.

 

Quiero meteros de lleno en mi experiencia con la maternidad. Con todo lo bueno y todo lo malo, por supuesto. No todo es un camino de rosas. Pero merece la pena y todo lo volvería a pasar mil veces, por mi nena.

 

Ha sido sin duda, la experiencia, más intensa que he vivido en toda mi vida. Y espero con mi vivencia, servir de ayuda a alguna futura embarazada o parturienta.

 

El embarazo, es una de las épocas más bonitas para una mujer, por norma general, es una etapa maravillosa, en la que una se cree única y especial, estás creando un ser humano dentro de ti, no hay nada más especial y milagroso en la vida. Y nosotras, las mujeres, tenemos el privilegio de vivirlo. Es una experiencia personal, sin comparación y un momento irrepetible para la pareja y la familia.

 

Como mujer independiente que soy, tengo que confesar que en el embarazo, me sentía mucho más big_embarazz.jpgsegura con los consejos y cuidados de mi madre, con los mimos y cuidados de mi pareja y necesitaba sentirme acompañada, protegida, querida y valorada. ¡DEJAOS MIMAR MUCHO! A veces te sientes malhumorada, pero no por nada, si no porque te sientes cansada, somnolienta, nerviosa, en un vaivén de explosiones emocionales que no entiendes: mostrarse agresiva, reír o llorar a veces sin motivo aparente, es lo más normal. A veces te pones a pensar y te surgen sentimientos “encontrados” por un lado estás feliz por el bebé que llevas dentro, pero por otro, te surgen las dudas de si serás capaz, si lo harás bien, porque nadie nace enseñado, es un mundo nuevo. Y ya digo que es normal, tener esa inseguridad hasta que nace y vives el día a día, entonces sacas fuerza y lo haces. Pero al principio es un poco duro. Aunque al final, sabes que lo estás haciendo bien, sólo tienes que ver el resultado.


La verdad que es un período de preocupaciones, de cambios de humor, de nervios, de miedo, de lágrimas, de subidones y bajones hormonales, de dudas, de visitas al médico, matrona, tocólogo, ginecólogo, monitores, hospital, extracciones de sangre, exploraciones, ecografías, test, analíticas de todo tipo. Pero también de proyectos, de alegrías, de planes, de emociones, de risas, de suspense, de sonrisas, de sensaciones, de novedades, de sentimientos, de sorpresas, de amor, ¡de FELICIDAD! Sobretodo cuando te dicen que todo va bien.

 

Aunque toda mujer, debe sentirse protagonista de su historia, cuando estás embarazada, eres la protagonista de la vida de tus familiares, amigos y del mundo en general, te sientes más especial que nadie, todo el mundo te para, te felicita, te pregunta, se preocupan, la gente te cede el asiento, te cede el paso en las colas del banco, del supermercado, desconocidos te preguntan "¿De cuánto tiempo estás? ¿Y qué traes?". La gente suele ser muy amable y servicial cuando ven a una embarazada. A mí me pasa, veo a una embarazada e intento ser lo más delicada posible. Pero no todo el mundo es igual, recuerdo que en la peluquería o en la panadería, las mujeres mayores, me decían barbaridades, hay mucha gente que tiene la sensibilidad en zonas ocultas. Al menos eso pensaba yo en esos momentos. Porque sólo me decían malas noticias, supongo que como a todas las embarazadas, que si un niño pesó 6 kilos y desgarró viva a la madre, muertes en los partos, enfermedades, reposos de 9 meses, placentas previas, hemorragias, abortos espontáneos de 4 meses de gestación incluso más, ahogamientos por el cordón umbilical, mil cosas, que bueno, si no haces caso mejor porque no es bueno pensarlo mucho. Es la verdad, sí, y ocurre, pero es una minoría. Por norma, los embarazos y partos salen bien. Así que no me obsesioné, fui a las clases de preparación al parto, y me las tomé muy en serio, quería facilitar a mi bebé, nacer más rápido y con el menor sufrimiento posible, y todo fue sobre ruedas, de hecho, sólo empecé a pensar en el parto un par de semanas antes de parir, recuerdo que soñé, que era una niña pero que no salía y me hacían una carnicería, me levanté aliviada de ver que sólo era un sueño. Es normal, el miedo a pensar que tu bebé sufra o que le pase cualquier cosa, te informas, lees mil cosas en Internet, lees mil revistas sobre embarazo y partos, la gente te cuenta, anécdotas, vivencias, dramas, tragedias, historias, pero al final pensé: “Será lo que tenga que ser”. Aunque ya digo que es inevitable pensar, que pueda ocurrir algo malo. Y las últimas semanas, casi todas soñamos con el bebé, con el parto. ¡PERO HAY QUE SER POSITIVA!

 

Tengo que decir, que hay una parte dura y es que, desde el primer día que te enteras que estás embarazada, sufres, sufres en la primera eco, que todo vaya bien, que esté formada la bolsita, que su corazón lata como es debido, recuerdo en la primera eco, escuchar el corazón a toda pastilla, fue muy emotivo, Néstor me tenía cogida la mano y nos emocionamos muchísimo, no podíamos creer que una vida se estaba formando ahí dentro. Entonces ese sufrimiento se te va, de ver que todo está bien, pero eso es sólo el comienzo, el embarazo es una escalera, con muchos escalones, en cada uno de ellos sufres y cuando lo vas subiendo y todo va sobre la marcha, o sea, bien, sientes una paz y una alegría inmensa.

 

Pondré aquí las distintas pruebas a las que se somete una embarazada. Aunque hay muchas más, estás son las más comunes. Y dependen si vas por lo público o privado. Yo creo que lo mejor es combinarlo, porque realmente cuando pasa algo grave, casi todos los casos acaban en la sanidad pública, que es la mejor preparada para casos muy graves o extremos. Yo combiné las dos cosas, y me fue muy bien, no tengo queja por ningún lado, excepto que creo que deberían hacer alguna eco más por la S. Social, ya que sólo hacen 3. Pero por lo demás, bien. Cuándo no tenía eco de la S. Social, iba al privado, así que tengo eco de todos los meses de mi embarazo.

 

 

PRIMER TRIMESTRE

 

Analíticas de orina y sangre.

 

Ecografía.Para ver cuantos embriones vienen y si está bien formado y colocado. Te dicen la fecha probable de parto. Sólo un 5% paren el día previsto. Lo normal es que se adelante o atrase, hasta dos semanas.

 

Biopsia de corion.Es una biopsia para descartar anomalías o enfermedades genéticas.

 

Test de Coomb.Si la mamá tiene el RH negativo, para la incompatibilidad

 

SEGUNDO TRIMESTRE

 

Analíticas de orina y sangre.

 

Triple creencia.Es una analítica de sangre, y se hace una medición del pliegue nucal. Todo esto es para descartar síndromes como el de Dowm o espina bífida. Cómo no es un diagnóstico definitivo, sino una prueba prenatal, si los índices son altos, se recomienda confirmarlos con la amniocentesis, para descartar falsos positivos.

 

Ecografía. Para ver si está completamente formado. Y examinar órganos internos como el hígado.

 

Test de O´Sullivan (o la popularmente llamada "prueba del azúcar"). Para descartar diabetes gestacional.

 

TERCER TRIMESTRE

 

Analíticas de orina y sangre.

 

Ecografías varias.Para ver como está colocado el bebé. Ver el líquido amniótico. Estimar el peso.

 

Prueba del Streptococo. Para descartar esta bacteria. En caso positivo, se administrará un antibiótico durante el parto.

 

Monitores. Para ver la actividad cardíaca del bebé.

 

Exploraciones.Para comprobar la dilatación del cuello del útero. La expulsión del tapón mucoso.

 

Amnioscopia.Para comprobar que el líquido amniótico está limpio. Y no hay sufrimiento fetal. Puede que haya aguas turbias, osea, meconio, entonces sería muy urgente provocar el parto.

 

Todas estas pruebas son las comunes, luego hay mamás, que se tienen que someter a más, por cualquier otra causa, como la diabetes gestacional, la amniocentesis para ir sobreseguras, (si es por deseo de la madre, suele ser por lo privado), o algún otro problema.

 

El caso es, que en el embarazo ya empiezas a sacrificar o renunciar a muchas cosas (cuando hablo de sacrificios o renuncias, en realidad no lo son en sí, ya que todo lo que “sacrificas” lo haces con mucho gusto). Pero la vida nocturna, y mucha vida social, la pierdes, es evidente, pero es un "Kit Kat", todo vuelve, y sí, también sufres por si toooodas esas pruebas a las que te sometes, saldrán bien. Todo eso, lo haces por tu bebé y fijaos si es infinito el amor de una madre. Incluso sin saber lo que es querer a un hijo, porque en mi caso, al ser mi primer embarazo, puedo decir, que el amor que le tuve a mi bebé en la barriga, fue enorme, pero que no es ni la cuarta parte del amor ilimitado que le tengo ahora. Pero ya digo que no importa nada y que por la salud y el bienestar mi bebé, pasaría un millón de veces por todo eso y más. Supongo que un segundo embarazo, se vive de manera totalmente diferente. Ya sabes el amor hacia un hijo. Ya no cometes los errores, ni novatadas de ser primeriza. Ya no vas con tanto miedo (o sí) porque sabes a lo que vas.

 

Mi embarazo estuvo lleno de sorpresas desde el principio, hasta el día que vino al mundo mi bebé.

 

Para empezar, os contaré que mi bebé fue un bebé buscado y deseado, pero no lo esperábamos tan pronto, vamos que mi marido, donde puso el ojo puso la bala y me quedé embarazada a la primera. Fue toda una sorpresa porque pensábamos que iba a ser más complicado, así que fue tan rápido todo, que no nos dio tiempo a asimilarlo. Me enteré a la semana, como soy muuuuuy nerviosa y desesperada, me hice el test a la semana y claro los test de hoy en día son super fiables hasta sin tener ninguna falta. Fue maravilloso, ver el test, ver positivo, "Embarazada de 1-2 semanas" en ese momento, fue como si me sacaran de un cuadro, lo viví tan intensamente que no lo podía terminar de asimilar, me llené de sentimientos muyyyy raros la verdad, estaba riendo, llorando y temblando, fue una sensación única que bueno, es indescriptible, creo que sólo puede sentirse cuando lo vives. Y el momento de decírselo a mi marido, a los 5 minutos de creérmelo un poco.. ¡ay!a ún me emociono de recordarlo, fue tan único y especial. Me hice otro, para cerciorarnos porque creíamos que era imposible. Pero no. A las pruebas me remito. Y bueno para especial, decírselo a los abuelos. Recuerdo a mis padres llorar emocionados y abrazados a los dos sin soltarnos y a mi suegra saltar de alegría, con una toalla en la cabeza, ya que Néstor la obligó a salir de la peluquería ese mismo día para contárselo. ¡Qué risas!

 

Lo dijimos a los cuatro vientos, ¡a la semana ya lo sabía todo el mundo! Era una noticia maravillosa, una noticia positiva y alegre, y ¿Cómo lo íbamos a mantener en secreto? ¿Qué sentido tenía? ¿Si todo el mundo se sentía feliz por nosotros? Tal y como está el mundo hoy en día, las buenas noticias hay que decirlas.

 

Tardé más de 2 meses en decirme a mí misma "Ana, SÍ estás embarazada", porque no me lo podía creer, y bueno mi marido igual. Es algo tan importante, tan fuerte, que cuesta asimilarlo cuando te ocurre.

 

La segunda sorpresa fue al mes y medio del embarazo. Me dio una contracción que me dejó en el suelo a medio desmayar, (recuerdo que pensé: "Como sean así las contracciones del parto, la "palmo" fijo"). Mi marido me cogió y me llevó corriendo al médico, creyendo que lo había perdido y bueno, en parte fue así, ¡¡VENÍAN DOS!! Era un embarazo gemelar, pero uno se quedó por el camino, mi cuerpo quiso expulsarlo y por ello, me dio la contracción, así que tenía riesgo alto de aborto de la otra bolsa gestacional (la que había sobrevivido), por tanto, me tocó hacer reposo casi dos meses, (no hay mal que por bien no venga, hice una maratón de lectura, me leí 6 libros, toda la saga de "Crepúsculo" y dos más que tenía pendientes de mi biblioteca particular, pero he de reconocer, que a veces, se me caía la casa encima) gracias a Dios, tuve un montón de visitas durante esos 2 meses, todas mis amigas, amigos, familiares, hicieron esa espera más amena y divertida, con tardes enteras de charlas y cafés (descafeinados, claro). Estuve a reposo absoluto, hasta que mi cuerpo reabsorbió la otra bolsa y lo que venía dentro de ella.

A veces pienso, ¿y si hubiese salido hacia delante ese bebé? (en mi familia por parte de madre, hay varios casos de gemelos) si hubiese nacido, ¡YO HOY NO SERÍA PERSONA! Pero bueno, hubiese sido mamá por partida doble... supongo que el ser humano se adapta a lo que le viene ¿no?. Por ahora con Martina, tengo todas mis necesidades maternales cubiertas al 100%. Ahora mismo no necesito más, ¡a Dios gracias!

 

Después de ese "mal episodio", el embarazo, fue un embarazo de lo más normal, sin naúseas, ni malestar de ningún tipo, lo único que cambió en mí, fue el hambre, me entró un hambre voraz, yo soy bastante comiente, 25824_1427149839001_1240451399_31219747_2930501_n.jpgy la verdad, que tengo una constitución agradecida, pero es que en el embarazo podía comer el triple de lo que comía antes, era capaz de comerme el plato de cocido a mediodía y a la media hora un bocadillo de chorizo, ¡era INCREÍBLE! Néstor dormía a mi lado asustado, ¡creía que un día lo engulliría! Recuerdo que estando de 8 meses y medio, fuimos mi amiga Vero y yo a ver un partido del Orihuela F.C. del cual, somos socias muchísimos años. El caso, es que me llevé una catalana (bocadillo) y también un bocadillo de Nocilla, para merendar, al terminar ella me miró alucinada y me ofreció "coca boba" que había hecho su madre, ¡casi me la como entera! jajaja! Fue muy fuerte, ¡estaba desatada completamente con la comida! Vero todavía lo recuerda... jajaja! He de decir, que no me corté nada con la comida, evité la "fast food" y fritangas, pero por lo demás, disfruté más que en toda mi vida, porque encima, las embarazadas tienen los sentidos más desarrollados, así que lo saboreaba todo como nunca. No voy a decir lo que engordé, sólo que cogí muchos kilos, hay quien no se lo cree, porque la verdad que se me repartieron bien, pero mejor ¡lo dejo en el olvido! ¡jajajaja! Gracias a Dios que tengo una genética que me ha permitido volver a lo que era, sin ningún tipo de esfuerzo, ni dieta, ni ejercicio... el único ejercicio que hago es ir detrás de mi hija, ¡qué ya agota bastante!

 

No tuve ningún antojo y puedo decir que pasé un embarazo muy bueno. Los días pasaban rápidos, pero a mí me ocurrió algo, que creo que si alguna vez en mi vida, vuelvo a quedarme embarazada, no lo volveré a vivir así.

 

En la semana 32 el bebé estaba de nalgas y me programaron cesárea para la semana 38, claro yo ya veía a mi bebé en este mundo el 9 de Agosto después de la cesárea, y va y a la semana 35, se da la vuelta... recuerdo que iba andando con mi marido por Orihuela, de noche, de camino al concierto de Alejandro Sanz, y de repente un movimiento seco, y un dolor que me tuve que parar, fue como si me hubiesen retorcido algo, Néstor creía que ya estaba de parto... ¡¡¡jajaja, pues no me quedaba nada!!!

 

Total, que al darse la vuelta, cosa que me enteré en la semana 36, automáticamente se anuló la cesárea, en realidad la única ventaja que le veía a la cesárea, era que vería antes a mi bebé, pero me consta por amigas, que es peor experiencia, porque no te dejan a tu bebé nada más parirlo, te lo enseñan unos minutos y se lo llevan, la recuperación es mucho más lenta, no puedes dar bien el pecho por la cicatriz... y no olvidemos que es una intervención quirúrgica con todos los riesgos que conlleva. Total que en el fondo me alegré, pero lo malo, era que ahora tenía que esperar a que mi bebé, naciese cuando quisiera...

 

Llegas al octavo mes y te empiezan a decir: "A partir de la semana 37 ya lo puedes tener". Los pulmones han madurado, el peso del bebé suele ser bueno, y en principio no habría ningún problema, y claro empiezas a ver como chicas que están de las mismas semanas que tú, empiezan a parir, y la clase de preparto se queda vacía, hay gente que lo tiene estando de 8 meses y empiezas "ay! ¿y si se adelanta?! Que nervios, que ganas de verle la carita, ¿cómo será?.... un millón de preguntas..." y pasan los días y el embarazo no se adelanta... y te desesperas porque los días se hacen eternos y ves que va entrando el mes de Agosto, con todo su calor, y pasan los días y la gente te anima, y cumples y pasas la fecha y esperas, y sigues esperando y cuentas hasta los días que has estado embarazada. Y todo el mundo pregunta:¿Aún no has parido?!” Más ganas que tenía yo, ¡¡no tenía nadie!! ¡¡Qué ganas por Dios!! Llegué al punto de decir: ¡ES QUE DESEO PARIR! ¡Como sea! ¡Pero YA! Porque el embarazo es muy cómodo en verano, si no hace un calor asfixiante, si tienes piscina, mar o aire acondicionado accesible lo puedes llevar, pero aún con eso, el calor, recuerdo que fue horrible, imaginaos un horno de 37 grados dentro del estómago. Mi último mes, fue a partir de los ocho meses y medio porque parí de 41 + 3 casi nueve meses y medio, mi peque estaba muy agustito dentro de mí y no tenía ganas de salir, sabía que siempre había tiempo...

 

Mi marido y yo, no quisimos saber el sexo de nuestro bebé hasta que nació y fue un embarazo super EMBARAZO1.jpgespecial, lleno de emoción, Néstor le hablaba en masculino y yo en femenino (es evidente lo que queríamos cada uno) y bueno, al menos Néstor tuvo un "niño" durante 9 meses... ¡jajaja! La verdad que los médicos, etc.. se portaron genial y siempre respetaron nuestra decisión, sólo teníamos que llegar y nada más entrar, decir: ”No queremos saber el sexo” y aunque algunos se sorprendían, siempre lo respetaron. La gente se quedaba a cuadros cuando decíamos que no queríamos saber el sexo. Había quien no lo entendía. Quien nos admiraba, diciendo que no sabían como podíamos aguantar 9 meses sin saberlo. Como todo es respetable, es evidente que hubo opiniones varias durante ese tiempo respecto a nuestra decisión, pero a nosotros nos pareció más emocionante y queríamos que el momento del parto, tuviese también, a parte del aliciente de saber que todo había salido bien y de que carita tendría nuestro bebé, también el hecho de ver si iba a ser niña o niño, y de hecho fue un parto maravilloso, emotivo y super especial. Esa fue nuestra última y mejor sorpresa, ¡¡el sexo de nuestro bebé!!

 

Mi suegra, se tiró todo el embarazo diciendo que era un chico. Lo decía ella y casi toda la familia de mi marido, y claro, era por algo, la mujer ya no tenía esperanzas de que fuera otra cosa, porque en su familia nada más que había chicos, en mi familia, mi hermano y mi prima María, estaban segurísimos de que iba a ser chica, ¡Hasta hubo una porra!. Las estadísticas por parte de la familia de Néstor y mía hablaban por sí solas (en mi familia son todo chicos, sólo somos María y yo las únicas chicas), pero yo, tenía la intuición que era niña y mira por donde MARTINA llegó y rompió, las estadísticas y los esquemas de todos...

 

Recuerdo cuando se movía, era increíble, al final cuando son más grandes, te deforman hasta la barriga, se te llena de bultos y piensas “será el culito, el bracito, la rodilla o el pie” ¡A saber! Y el hipo, mi hija tenía hipo a todas horas, la barriga me saltaba todo el tiempo, cuando nació, la primera semana tenía también. Tanto hipo me preocupó, sobretodo las últimas semanas, y pregunté a mi ginecóloga, me dijo que era síntoma de bienestar fetal y yo pensé:”¡Genial, est@ está super a gustito aquí dentro!¡No va a salir nunca!”.

 

Desde aquí quiero dar las gracias a mi marido, por su comprensión, su paciencia, su amor, su apoyo, su ternura. Él se involucró en todo, en las compras, en la lista del bebé, en las visitas al médico, en cuidarme, me daba masajes, me hacía la cena, y todas las noches se dormía abrazado a la barriga. Recuerdo que estuve durmiendo bocabajo hasta el sexto mes, hasta que la barriga me lo permitió, siempre duermo así y Martina también, desde el primer día, decidió que dormiría bocabajo.

 

Para preparar la canastilla, me llevé un par de camisones, una bata, unas zapatillas de estar por casa, gel, champú, gomina, y mis pinturas (¡¡¡eso fue lo primero!!!) Pienso que si no te arreglas un poquito y no te ves guapa, no te sientes bien,  así que yo a las 12 horas de dar a luz, ya estaba todo lo arreglada que puede estar una mujer que acaba de parir. Me llevé pañales, crema hidratante para mi bebé, gel, bodys, un par de pijamicas y un conjunto para el día de la salida.

 

El día del parto recuerdo que estaba durmiendo, de repente a las 4:30 h de la madrugada, rompí aguas, me cercioré y avisé a Néstor, y nos fuimos de camino al hospital con una niebla alucinante a las 5 de la mañana, llegué, me examinaron y vieron que había roto aguas pero sin contracciones, así que me ingresaron y subieron a la habitación, tenían todo mi historial clínico preparado, ya que al día siguiente yo ingresaba para que me provocaran el parto. A las 8 llegó mi madre, mi prima, mi padre... yo estaba extrañamente tranquila, me pusieron el desayuno y cuando iba por mi segunda magdalena, entró corriendo la enfermera y me dijo:”¡No sigas comiendo!” ¡Me dio una rabia! ¡¡Y más que era mi desayuno, yo mataba por la comida!!, pero bueno, ahí se quedó mi magdalena con mi medio vaso de leche... Me bajaron a monitores, Néstor iba muy nervioso y ahí empecé a ponerme yo también, así que mi prima y él, empezaron a cantar “Paquito el chocolatero” y a bailarlo, nos reímos de lo lindo, ¡pero de los nervios!. Entré y me pusieron los monitores, ni una contracción... Al lado tenía una chica que estaba igual que yo, recuerdo que era de un pueblo de al lado y que su novio venía en moto desde Badajoz, no quería parir sin él, así que no quiso que le pusieran oxitocina, a mí si me la pusieron, para acelerar las contracciones (que no tenía), a la hora volvió el matrón, nos vio a las 2, yo estaba de un triste centímetro y ella de 10!!! Le dijo si quería parir en la camilla, y yo pensé: “Señor mío, si pare aquí, al lado mío,¡¡¡¡ me muero!!!!” Al final la llevaron a paritorio, entró con su madre, la pobre gritó muchísimo, pedía la epidural, pero no dio tiempo, el matrón de le decía:”¡No grites que pierdes fuerza!” Lección que yo, gracias a las clases prenatales, ya sabía. El novio llegó después.

Recuerdo que el matrón me dijo, “Mi turno acaba a las 3, pero me voy a quedar, porque quiero saber el sexo de tu bebé.” Había 8 partos y ya habían parido todas, siete de las cuales, eran niñas. A los 3 centímetros me pusieron la epidural, ¡BENDITA EPIDURAL! y llamé a mi madre:”Mamá, estoy divinamente, me voy a echar una siesta” y así fue, me recosté y me quedé durmiendo, a las 16:30h llegó el matrón, me examinó y me dijo que ya estaba de 10 cm. Así que nos fuimos al paritorio. Fueron 10 minutos, los más intensos de mi vida. Mi marido no se separó de mi en ningún momento, ni en la sala de dilatación. En monitores, antes de ponerme la epidural, intentaba gastarme bromas, el pobre no quería que pensara en el dolor, pero eso era imposible, yo sólo quería terminar. El final fue bien, aunque con algún susto. Gracias a la preparación al parto, respiré y empujé como debía, así que no me agoté demasiado. Pero el susto vino al rato. Yo no me enteré, pero Martina venía con dos vueltas de cordón alrededor del cuello y yo por más que empujaba no salía, la pobre se ahogaba y se volvía a meter para dentro, así que me pusieron un monitor y vieron que las pulsaciones del bebé bajaron, yo ya digo que no me enteré, pero mi marido sí y fue horrible para él. Avisaron al cirujano para cesárea de urgencia, pero al final con una ventosa, mi niña salió sana y salva. Néstor lo vio todo y cuando la sacó, el matrón escondió sus genitales y nos preguntó” Ana ¿tú que querías?” y yo dije:” Niña”. Y luego preguntó a Néstor: ¿y tú Néstor? Y Nestor contestó: “Niño”. Y nos dijo: “¡Ha ganado Ana!”. Fue increíble, ¡no podía creer que tenía una niña!. Después de tantos meses de espera ¡¡ya había llegado el momento!!. Luego Néstor cortó el cordón umbilical que nos había unido tantos meses a mi bebé y a mí. Nunca más, volveríamos a estar tan unidas físicamente. Él lloraba como una magdalena y me preguntó: ¿Puedo ir a avisar a la familia?” y le dije: “Claro”. Luego me contó que al salir empezó a llorar y las abuelas llegaron y le preguntaron como había ido todo, él contestó que bien y todos empezaron a preguntar: “¿Qué ha sido?” y él dijo “Niña!!” y empezaron todos a saltar como locos alrededor de él.

 

Tengo que decir, que cuando me la pusieron encima, sentí un cuerpecito caliente. Pero mi mente, no asimiló en ese momento que era mío, mi bebé, el que había tenido dentro de mí, ya había llegado. Se enganchó al pecho y así la tuve hasta que me subieron a planta.Gracias que no fue cesárea, mi marido pudo vivir la experiencia de ver nacer a su hija y yo la tuve en mi regazo desde su minuto uno de vida.

 

He de decir, que no sentí ningún vacío en mi interior, porque mi bebé lo llenaba todo, (hay mamás que dicen que se sienten como vacías, al no llevar a su bebé dentro)  aunque a las semanas, si echaba de menos, sentirla dentro de mi, las pataditas. Pero era una añoranza puntual, que no volví a tener.

 

Supongo que por el cansancio, la primera tarde y noche estaba como de “espectadora” no podía asimilar BEBE.jpgque tenía a mi bebé, que estaba sana, que todo había pasado y que encima ¡¡Era una niña!!.

 

Al día siguiente, por la mañana cuando llegó la enfermera de turno, la cogió para bañarla, la cogió como si fuera un conejito, ellas están acostumbradas a coger cientos de veces a bebés, pero yo no, y era mi bebé y lo cogía sin ninguna ternura. En ese momento, me inundo un sentimiento que casi me hizo explotar el corazón. Sentí que quería protegerla, sentí una amor indescriptible, infinito, sentí que la amaba con todas mis fuerzas y que jamás permitiría que nadie le hiciese daño. Ese día, sentí por primera vez, lo que es amar a un hijo. Y lo más sorprendente es que cada día ese amor va a más. Nunca desciende, es algo sobrenatural. Algo que nada en el mundo, ni la muerte eliminará jamás.

 

El 26 de Agosto de 2010 a las 17:02 horas, con un peso de 3,100 kilogramos y 50 cm. de estatura, nació nuestra pequeña, una niña que nos ha cambiado la vida, que le ha dado sentido, que ha hecho que tenga la respuesta a muchas de mis dudas, que le ha dado un vuelco increíble. Ya no imaginamos la vida sin ella. Nos ha llenado cada rinconcito de nuestro corazón. ES LO QUE MÁS QUEREMOS EN EL MUNDO. LO MEJOR DE NUESTRA EXISTENCIA. ES NUESTRA VIDA. 

 

Os dejo aquí unas canciones preciosas, dedicada a todas las embarazadas y que yo he escuchado muchas veces durante mi embarazo

"Respiras y yo" Kesia --> http://www.youtube.com/watch?v=xiJLkigsdxg

http://www.youtube.com/watch?v=x4flmpBbBbg

"Mi pequeño tesoro" Presuntos Implicados--> http://www.youtube.com/watch?v=LhPrNygTqLg&ob=av2e

 

¡FELIZ SEMANA!

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

Iselin Nygard 09/01/2020 00:26

Estaba totalmente destrozada cuando el amor de mi vida me dejó fue tan difícil para mí, casi me rindo si no fuera por un amigo que me dirigió a un hombre muy bueno y poderoso llamado Dr. Osita que me ayudó a recuperar el amor de mi vida. vida y ahora me trata con tanto amor y cuidado, no sé cuál es tu problema por el que estás pasando, pero con lo que hizo por mí, sé que puede ayudarte, así que trata de hablar con él por correo electrónico:
(drositamiraclespell@gmail.com) o WhatsApp él +15088120454.

Está especializado en los siguientes hechizos:
* HECHIZOS DE AMOR
* HECHIZOS DE MATRIMONIO
* HECHIZOS DE DINERO
* HECHIZOS DE BELLEZA
* HECHIZOS DE RIQUEZA
* HECHIZOS DE ATRACCIÓN SEXUAL
* HECHIZOS PARA CURAR EL VIH
* HECHIZOS DE CASINO
* QUITAR HECHIZOS DE MALDICIONES
* HECHIZOS DE PROTECCIÓN
* HECHIZOS DE LOTERÍA
* HECHIZOS DE BUENA SUERTE
* HECHIZOS DE FERTILIDAD

Iselin Nygard 08/31/2020 23:56

Estaba totalmente destrozada cuando el amor de mi vida me dejó fue tan difícil para mí, casi me rindo si no fuera por un amigo que me dirigió a un hombre muy bueno y poderoso llamado Dr. Osita que me ayudó a recuperar el amor de mi vida. vida y ahora me trata con tanto amor y cuidado, no sé cuál es tu problema por el que estás pasando, pero con lo que hizo por mí, sé que puede ayudarte, así que trata de hablar con él por correo electrónico:
(drositamiraclespell@gmail.com) o WhatsApp él +15088120454.

Está especializado en los siguientes hechizos:
* HECHIZOS DE AMOR
* HECHIZOS DE MATRIMONIO
* HECHIZOS DE DINERO
* HECHIZOS DE BELLEZA
* HECHIZOS DE RIQUEZA
* HECHIZOS DE ATRACCIÓN SEXUAL
* HECHIZOS PARA CURAR EL VIH
* HECHIZOS DE CASINO
* QUITAR HECHIZOS DE MALDICIONES
* HECHIZOS DE PROTECCIÓN
* HECHIZOS DE LOTERÍA
* HECHIZOS DE BUENA SUERTE
* HECHIZOS DE FERTILIDAD

Lydia 06/04/2020 14:31

CÓMO OBTENGO A MI EX ESPOSO DE VUELTA CON LA AYUDA DEL HECHIZO REAL Y EFECTIVO DEL DR Sunny Mi nombre es Lydia Gomez, nunca pensé que volvería a sonreír, mi esposo me dejó con dos hijos durante un año, todos los esfuerzos para traerlo de regreso fallaron Pensé que no lo volvería a ver hasta que conociera a una señora llamada María que me contó sobre un lanzador de hechizos llamado Dr.Sunny, ella me dio su dirección de correo electrónico y número de teléfono móvil y me contacté con él y me aseguró que 48 horas mi esposo regresará a mí, en menos de 48 horas mi esposo regresó y comenzó a rogar perdón diciendo que es el trabajo del diablo, así que todavía estoy sorprendido hasta ahora sobre este milagro, no pude concebir, pero tan pronto como el hechizo, me quedé embarazada y di a luz a mi tercer hijo, si necesita ayuda de él, puede contactarlo a través de: correo electrónico: drsunnydsolution1@gmail.com O WhatsApp o llamarlo ahora: 2349030731985
Dr.Sunny también cura:
1. VIH / SIDA
2. HERPES 1/2
3. CÁNCER
4. ALS (enfermedad de Lou Gehrig)
5. ¿Hepatitis B?
6.Si quieres quedar embarazada
7.Si necesitas promoción

Adri 01/08/2019 17:07

¡Muy interesante el artículo! Yo considero que es vital cuidar el estado emocional de la mamá durante esta etapa tan delicada. He encontrado este artículo que detalla muy bien cuáles son los cambios emocionales por los que pasa la mujer durante estos nueve meses, espero que os sea de ayuda.

https://elembarazo.net/cambios-emocionales
¡Enhorabuena por el artículo! Un saludo

Mamás 10 12/22/2018 12:24

La verdad es que traer un hijo al mundo es una de las mejores experiencias que se pueden vivir, tal y como lo cuentas se saltan las lágrimas. Un besazo

Elisa Calles 10/31/2018 23:15

Gracias por tener un blog lleno de grandes historias que motivan a las madres. Yo sufrí de sídrome de ovario poliquístico ( https://www.fertilt.com/sindrome-de-ovario-poliquistico/ ) y me ha costado conseguir un embarazo. Actualmente estoy en un tratamiento en reproducción asistida porque mi pareja y yo deseamos un bebé.

Mariana 08/23/2018 19:44

Hola. Muy hermoso el blog. Pero también les quiero ofrecer mis servicios de enfermera con experiencia en recién nacidos y pediatría para colocar caravanas y pelar a tu bebé. Gracias

Mariana 08/23/2018 19:45

Caravanas y palmar a tu bebé. 095088876

fotos recién nacidos 07/17/2017 18:38

Hola Ana, muchas felicidades. Aunque el blog sea antiguo el embarazo siempre es para recordar. Y una de las mejores formas en mi opinión es, con una sesión de fotos de cada momento del embarazo. A mí este tipo de cosas me encantan. Y después del parto, tan poco puede dejar de existir las fotos del recién nacido. Ya sabemos que rápido crecen.

Una seguidora 01/25/2013 10:09

Este artículo merece un premio, es increíble. Me ha gustado muchísimo. Eres sensible, transmites con las palabras lo que quieres transmitir desde el corazón, se nota con varios de tus artículos que
eres una persona super apasionada, que vives al mil por mil todo lo que pasa en tu vida, he leído tu boda, tu embarazo, la lactancia, la llegada de tu hija y me has puesto el bello de punta. Me
gusta mucho como relatas todo. Tienes madera de escritora. Te animo a escribir más porque es un placer leerte. No lo dejes. Ánimo y muchísimas felicidades eres una crak en lo que te propones reina.

El mundo de Ana Pascual 01/31/2013 11:08



Muchísimas gracias por tu comentario. Agradezco infinito, el interés por mi blog a todos mis seguidores. Un saludo.



Cristina 11/22/2011 12:42

Hola Ana,
Felicitarte por tu blog, me encanta!!! Lo vi de casualidad y la verdad es que estoy enganchada.
Personalmente no te conozco, pero con lo que escribes aqui se nota que eres una gran persona.
Saludos!!!
Cristina.

La ventana de Ana Pascual 11/22/2011 13:11



Muchísimas gracias Cristina, siento una gran alegría de que haya gente como tú, que disfruta leyendo mi blog, incluso que "está enganchada". De eso se trata. Me hace muy
feliz que hayan tantas personas apoyándome en esto. Espero seguir en mi línea. Un saludo y de nuevo muchas gracias por seguirme y por todo!!



marita 11/19/2011 21:26

uffff me emociono cada vez que te leo, aún recuerdo cuando lo dijiste en un papelito, y los almuerzos, y el reposo.... y el dia que nació Martina.....me encanta de verdad no cambies ni una coma

La ventana de Ana Pascual 11/21/2011 13:16



Jajaja! Los almuerzacos Marita. ¡¡De tortilla de patatas y ensaladillas!! ¡¡jajaja! ¡¡Qué ricos!! Muchísimas gracias, por estar ahí, por tus consejos, tus visitas, tu calma, nunca lo olvidaré! Un
besazo bombón!!



manoli 11/17/2011 02:15


¿¿¿¿¿Te creerás que estoy oooooootra vez lee que te lee?????, por cierto, chica, que maravilla de omoplatos huesudos y elegantes, cual Vicky B., nada más parir, (en la foto del hospi, digo.....)la
buena genética, chica......, sin dieta, sin gimnasio, sin estres, sin maratones.......y tus nalgas intactas querida.......si es que irremediablemente se me ve el plumero, Anita, lo sábes
¿verdad?
Un besito de nuevo!


La ventana de Ana Pascual 11/17/2011 10:22



Jajajaja! Gracias querida! Ya te digo que no me ha costado nada volver a lo mío. Lo has podido ver y tú sí saldrás del hospital con la misma talla que antes! Gracias de nuevo y sí, se ve el
plumero, pero sabes que lo primero en la vida es tener clase y ser elegante, por detrás y por delante. Que te voy a contar. ¡Un beso!



YESSI 11/15/2011 22:06


Es alucinante, me ha encantado y emocionado mucho!!!!! Espero sentir algún día lo mismo!!!! Jejeje


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 22:11



Seguro que sí, ¡un besico y muchas gracias!



María José Muñoz 11/15/2011 19:21


Me a encantado!! Ultimamente me emiciono un monton estoy muy sensible!! Muchas gracias guapa!!


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 20:32



Gracias a ti! Ya verás que bonito es todo. Disfrútalo que pasa muy rápido! Un beso!



Lidia 11/15/2011 16:17


Otra narración emotiva. He rememorado que hace un año y dos meses dí a luz a mi niña. Pero mi alumbramiento fue por cesárea y nada ocurrió como dices. Mi marido estuvo en quirófano sentado a mi
lado. Y en cuanto nació la niña me la pusieron encima y en pocos minutos estábamos en planta y enganchadita a mi pecho. Eso sí; la clínica donde siguieron mi embarazo es privada y no hacía mucho
que ya estaban dejando a los papás en las cesáreas. No sé si en lo público se permite o no. Creo que para cada madre, sea de la forma que sea, su experiencia es única. Y la cesárea sí, se trata de
una intervención quirúrg.; pero en cuanto al bebé, es mucho más segura. A mí, sinceramente, me tranquilizaba pensar que mi niña nacería así. Pues fue programada ya que estuvo de nalgas desde el 4º
mes. Aunque para ti la recuperación es más lenta, ni lo notas, pues todos tus sentidos están puestos en tu cielito. A todo hemos de ver el lado positivo. Y no sé cómo dormías boca bajo tan
avanzada. Yo con 3 meses y 1/2 ya no podía. Qué foto tan bonita con tu bebé. Saludos!


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 16:31



Muchas gracias Lidia. Precisamente, yo también di a luz hace un año y dos meses. En la sanidad pública, casi no les dejan entrar ni en un alumbramiento natural, como haya "overbooking". Imagina
en una cesárea. Yo me he basado en la experiencia de mis amigas, que han sido en la pública. Me han contado que mientras te cosen y estás en la sala de reanimación, por el tema de la
anestesia, no te dejan al bebé, el bebé lo dan al padre, y más tarde llegas tú a la habitación. Pero ya te digo que cada una lo vive de una manera y son experiencias únicas y por lo general, muy
bonitas. No te voy a explicar la posición que tenía a la hora de dormir, porque no se ¡¡ni como describirlo!! Muchísimas gracias por tu comentario. ¡¡Un saludo!!



Almudena 11/15/2011 12:18


Precioso!me ha encantado, además comparto toooodas las sensaciones vividas. Mientras lo leía he estado recordando tooodo mi embarazo, parto,etc. Maravilloso!!!


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 13:21



Muchas gracias, de eso se trata, me encanta saber que, tal y como siento, me expreso y llego a todos vosotros. Un beso!



Eva 11/15/2011 11:50


M acuerdo del día q fuimos a vert al hospital,stabas radiante,feliz y muy guapa,eras la recién parida + guapa d la historia,con tu lapiz d ojos puesto al día siguiente. No m imagino yo así recién
parida.Siempre has sido una presumida y es cierto, si t sientes bien por fuera, t sientes bien por dentro y al revés. Un besazo preciosa. El relato impresionante,como siempre.


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 12:06



¡Muchas gracias! Anda quien ha ido a hablar! De todos modos ya sabes mi frase preferida: "Antes muerta que sencilla". ¡¡Un besazo!!



Laura Illescas 11/15/2011 11:14


Me han entrado ganas de embarazarme y ser madre... jejejeje!


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:23



Laura, es una experiencia por la que deberían pasar todas las mujeres, porque es única. Un besazo y avísame si hay algo nuevo que contarme. ¡Jajajaja!



Bea Tovar 11/15/2011 11:05


Me ha encantado, pero no me dejaba comentar...he disfrutado mucho, una vez más, gracias por compartir!!!


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:21



De nada cariño, si mi experiencia puede serviros de algo, ¡me compensa! Un besito a los 3.



Cristina Pamies 11/15/2011 11:03


Qué bonito Ana!!!


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:21



¡Muchas gracias!



Esther 11/15/2011 11:03


espectacularrrr....


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:20



¡Un beso!



manoli 11/15/2011 11:02


Ana, esto es una maravilla!!!!!!!!!!! Colosal.


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:20



¿Qué te voy a contar que no sepas querida?. Muchísimas gracias. ¡Un besazo!



Loli Palazón 11/15/2011 11:02


ana preciosoo!!! k bonito cuando te dice el sexo del bebe me he emocionaoo jejej


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:19



¡Muchísimas gracias bombón! La verdad que fue un momento único! Un beso!



naiara 11/15/2011 09:59


Ana no tenia ni idea de lo del embarazo gemelar¡¡¡ mae mia... nena cada dia te superas mas¡¡ estoy leyendolo en el despacho con los ojos cristalinos¡¡ k bonito, k ilusion¡¡¡¡ me encanta¡¡ lo malo
es leer esto y luego ver hermano mayor....jejjejejjej¡¡¡ enhorabuena¡¡¡¡


La ventana de Ana Pascual 11/15/2011 11:19



¡¡¡Muchisísisisisimas gracias!!! Si hija, todo fue una caja de sorpresas... jajaja! Lo de hermano mayor, por ahora, no me preocupa! Ahora disfruto de mi peque, al máximo. Mañana Dios dirá!!! Un
besazo!