Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Posts con #familia categoría

2015-04-23T14:12:28+02:00

¡MI NIÑO!

Publicado por La ventana de Ana Pascual

Y por fin sabemos que viene de camino, el niño de nuestros ojos.

Nunca nos planteamos cuántos hijos íbamos a tener, la verdad que nunca nos hemos puesto un número concreto porque la vida te va guiando. ¿Quién sabe si no me vuelvo a animar de aquí a dos o tres, incluso dentro de más años? Igualmente me hubiera quedado con una, pero la experiencia está siendo tan maravillosa y entregada que no nos podíamos negar a tener al menos otro como ya os relaté en mi anterior post ( http://elblogdeanapascual.over-blog.es/2015/02/egoista.html )

¡Qué diferente se vive el segundo embarazo del primero!

No he tenido tiempo siquiera de asimilarlo, si no fuera porque lo noto de vez en cuando, que parece que diga: "¡Mami, frena el ritmo que estoy aquí!" y porque la barriga empieza a asomar por fin, no me creería que estoy embarazada.

Es verdad lo que me han contado las amigas que ya han pasado por un segundo embarazo, estoy menos atenta a cómo me encuentro, si me duelen los riñones, o me siento somnolienta o cansada, simplemente me aguanto y se me pasa enseguida o se me olvida, ya que las embarazadas con hijos tenemos responsabilidades a diario y no podemos dedicar mucho tiempo a pensarlo.

Recuerdo que en el primero, me daba baños con aceites, sales y música relajante, le ponía música clásica a mi bebé, me daba masajes en el fisio para no cargar la espalda demasiado, no corría ni hacía sobreesfuerzos, no tenía que tomar a una niña de casi 17 kg dormida y llevarla del coche a su cama en un primer piso... pero ahora, jaja, cambia el cuento, mucho. Mi marido dice a veces para mi consuelo que no me preocupe, que, "este niño, si tiene que nacer nacerá, corras más o menos." Porque siempre voy corriendo a todas partes. En mi primer embarazo que venían dos, por desgracia, se quedó uno por el camino, y me cuidé un montón, así que salvo recomendación médica, he de seguir mi "vida normal" con casa, hija, estudios, clases, extraescolares, cole, trabajo y embarazo. O sea, y como dice mi marido, si tiene que nacer, nacerá. Porque hay mujeres en peores condiciones que tienen niños sanos y perfectos... O que se cuidan extremadamente y luego vienen con problemas, conozco varios casos y muy cercanos. Así que ésto es así, pero entiendo que una primeriza no lo conciba.

Si es verdad que me cuido bastante, salgo a andar casi a diario, con la alimentación estoy llevando mucho más cuidado que con el primero, porque no quiero engordar como engordé con Martina, de la experiencia se aprende. Y el embarazo es incluso mejor que el primero, y eso que el primero fue muy bueno. No sé, gracias a Dios, lo que es una angustia, un mareo, un malestar y las analíticas y ecos están bien, así que no puedo pedir más. Lo único que por la noche, ya no aguanto demasiado despierta, a las diez como mucho estoy torrada. Y bueno, lo típico de las hormonas, el hecho de estar más sensible, llorar por cosas por las que no llorarías en la vida, reírte hasta que te duela la mandíbula por tonterías, y estar un poquito más irascible. Pero nada que no se pueda llevar. Eso sí, de día me noto más acelerada de lo normal y mira que yo soy muy acelerada ya.

El bebé está bien que es lo importante y yo también. Por ello y por ahora me siento muy afortunada.

Con el primero no quisimos saber el sexo, recuerdo el parto muy muy emocionante, pero con éste hemos tenido que saberlo, básicamente por nuestra peque, porque no hacía más que decir, desde el día que le anunciamos que iba a tener un hermanito/a, que era un chico, incluso al salir de la primera eco nos miró a su padre y a mí y nos dijo: "Cuando he mirado a la tele donde salía el bebé, he notado que era un chico". Nos quedamos de piedra. Así que, en la tercera eco, cuando nos lo confirmaron. Ella ni se inmutó, me miró y me dijo: "¿Lo ves mami?, te lo dije".

Un momento que nunca había vivido ya que como he dicho antes con Martina lo supimos en el parto. Fue un segundo, el tiempo se paró, cuando nos dijo la ginecóloga: "Martina, cuando se rompa el ecógrafo, te llamo, eres una brujica porque has acertado, ¡es un niño!". Yo no pude evitar empezar a llorar como una magdalena, me pasé llorando casi una hora, tenía una emoción dentro de mí increíble, ver como se movía, como se ponía la mano en la carita, o como daba patadas o jugaba con el cordón umbilical. Mira que una ya sabe a dónde va, pero creo que aunque tuviera ocho embarazos, el hecho de verlos siempre me emociona y me emocionará.

El segundo embarazo es más fácil, sabes qué pasos dar, que pruebas te van a hacer, sabes cuándo te duele algo porque es, y le quitas importancia a cosas que antes, eran un mundo. Cómo he dicho muchas veces en otros post, la experiencia es un grado y creo que será una ventaja una vez nazca nuestro bebé. El ajuar va a ser básico ya que hay cosas que me regalaron o compré en el primero y que nunca utilicé. (Biberones, calienta biberones, cojín antivuelco, cojín grande de lactancia...)

Volviendo a lo del tema sexo, decidimos saberlo porque no podíamos tener a nuestra hija esperando nueve meses pensando que era un chico, para que luego fuera una chica.

El caso es que estoy contentísima por tener la "famosa parejita", si venía una nena me hubiera sentado igual de bien, aunque la única ventaja que le veía era la de la logística, porque al ser del mismo sexo, puedes aprovechar mil cosas, pero si lo pienso bien, tampoco es un problema, ya que todo el "ajuar" importante de mi primer embarazo fue beige, por tanto, lo único que tengo que cambiar es la ropita.

El hecho de esperar un varón, me hace sentir especial igualmente, de hecho, no hacen más que decirme que los niños son de las mamis mayormente cuando son pequeños, porque luego suelen despegarse más que las hijas, aunque mi hija nos quiere por igual, es muy zalamera y el hecho de criar una niña para mí está siendo una aventura súper especial, porque estoy reviviendo toda mi infancia, sus gustos, juegos, los vestidos... Es genial y ahora con un chico se perfectamente por todo lo que va a pasar ya que yo también tengo un hermano y la infancia con él ha sido genial.

Así que ahora vivo la maternidad con otro reto, otra ilusión, con algo muy enriquecedor, criar un chico, va a ser diferente en algunos aspectos, pero no creo que sea ni mejor, ni peor.

Lo único malo que he visto por ahora es el tema ropita, porque hasta que no me dijeron que traía un nene, no me había dado cuenta de que en todos los escaparates de ropa de tiendas de niños, lo que prima son los vestidos y complementos de niña, de cada diez vestidos, veo un traje que merezca la pena de chico, así que me da rabia, porque la mayoría de veces me tocará ir a morir a Zara o Kiddys Class con la socorrida camisa y vaquero o pantalón. Espero que al menos los dos primeros años pueda apañarme sin tener que pisar esas tiendas.

El hecho de criar a una niña tiene sus ventajas, no desde ya, pienso hasta que sea adulta, aunque también tiene sus desventajas, por supuesto.

Y criar un niño, como ya he dicho para mí será todo un reto.

Lo que me da un poco de pena es despedir a mi "única hija" y no sé cómo será esa etapa de transición hasta que se adapte bien. Tendrá que despedirse de ser hija única, con toda la alegría que me da el pensar que viene mi bebé de camino, también me da pena o miedo el pensar que nada volverá a ser como antes. No podré prestarle la misma atención que llevo prestándole casi cinco años.

Supongo que para todas las madres, sus hijos son especiales, la mía para mí, también lo es.

Siempre me han gustado los niños extrovertidos, dicharacheros, "salaos", expresivos, inocentes, que tengan una imaginación desbordante, y la mía es así. Es una niña alegre y feliz y tiene unas salidas muy muy divertidas, nos reímos mucho con ella.

Tengo una amiga que es psicopedagoga, que me recomendó no esconderle nunca el tema "hermanito/a" por miedo a que no lo acepte bien. Pues bien, he seguido bastantes consejos de ella y me han servido muchísimo, Martina viene a cada ecografía conmigo y con su papá, cuando entramos a la farmacia siempre quiere comprarle algún chupete, y ya tiene pensado que peluches le va a regalar a su hermanito. Está bastante entusiasmada y yo, para curarme en salud, ya le voy diciendo que ella es la hermana mayor y que tiene que actuar como tal. Y lo primero será dando ejemplo. Come solita desde que tiene 15 meses, así que eso no es un problema, porque en el tema comida es muy autónoma, también se viste y desviste, se ducha y baña sola, se seca el pelo, lava los dientes, recoge sus juguetes, incluso a menudo y cuando no está jugando, nos ayuda con las tareas de casa, sacar los platos del lavavajillas, barrer, fregar el suelo, sacar la ropa de la lavadora y meterla a la secadora, quitar el polvo, (a su manera y cada vez lo hace mejor), está madurando mucho a sus cuatro añitos y mi pena es ver como ya no depende tanto de mí, pero bueno, es ley de vida y ahora también viene un principito en camino que me necesitará tanto como yo a él. Aunque sé que ella también me necesita y mucho todavía.

Supongo que el principio de los cuatro será durillo, porque habrá que aprender a adaptarse con un recién nacido, y eso siempre es un poco estresante. Pero bueno, poco a poco, porque todo el mundo acaba saliendo adelante. La verdad que no puedo quejarme porque ella siempre nos lo pone todo muy fácil, y no lo digo yo, lo dicen sus tíos, sus abuelos y cualquiera que la conoce y pasa tiempo con ella.

Hace unos días nació su primita, la que esperaba con tanta ansia, y la verdad que no hace más que preguntar por ella y quiere verla a todas horas, no le veo un atisbo de celos por ningún lado. Ella sabe quién es perfectamente y que es la protagonista de la vida de sus papis, y lo sabe porque todos los días le decimos lo importante que es para nosotros, y lo que la queremos. Es una niña muy segura de sí misma y por ello pienso que no nos dará problemas, así que sí, sí a los dos, sí a mis dos amores. Y aunque el hermanito le haga ya mayor, ya era una niña muy autónoma y responsable desde mucho antes que supiera que iba a abandonar su trono de hija única. Y sé que será la mejor hermana mayor, protectora, cuidadora y derrochadora de alegría.

Recuerdo cuando nació, y el matrón nos dijo: "¡Es una niña!". Creí morir de alegría, una niña.

Porque aunque nunca lo dije explícitamente, ya que siempre importa que esté sanito/a, yo siempre soñé con tener una niña. De hecho creo que toda mujer debería tener al menos, una hija. Los motivos nos los diré aquí, pero puedo asegurar, que la gran mayoría de madres por no decir todas con las que he hablado del tema, me han dicho, que siempre pensaron tener una niña (la tengan o no).

El día que nació, su padre salió corriendo como un loco de la sala de partos para gritar a los cuatro vientos que había nacido una niña. Lo que nunca pudo imaginar. Padre de una niña. Todos gritaron de alegría.

Es cierto, que cuando una queda embarazada, piensa que no importa si es niño o niña, solo que esté sano, pero nadie me puede negar que siempre tenemos alguna preferencia.

Quizás yo soñaba con una niña porque no tuve hermanas, porque en mi familia solo somos dos primas y el resto son chicos. Y mi madre y mis tías siempre han tenido mucha unión, una conexión que ha hecho que nuestra familia esté unida por encima de todo, y eran todas hermanas. Porque mi marido se había criado rodeado de hermanos y primos varones. Y deseaba que supiera lo que era criar y tener una "florecilla" en casa. Y yo, al ser mujer, lo femenino es lo que más conozco. También pienso que somos las mujeres las que tenemos el poder de cambiar el mundo, las que tenemos la sartén por el mango, porque ellos jamás podrán igualar nuestra sensibilidad y nuestra intuición. (Llamarme sexista o feminista, pero lo que digo es una verdad como un templo, la igualdad sí, en el terreno laboral, pero en cuestión de sentimientos, señorcito que nos quedemos como estamos).

El caso que una vez nació Martina y han pasado los años, yo ya no recuerdo como era el mundo antes de que naciera ella.

Sé de sobra que la diferencia de criar a una niña de un niño, no está en si le voy a hacer coletitas a una y vestir de azul a otro. La verdad que cuando mi hija ha querido jugar con muñecas ha jugado y cuando ha querido jugar al fútbol, deporte que le apasiona, también lo ha hecho. Me gustaría que vierais la que montan mi marido y ella cuando juega el Atlético de Madrid, se ponen las camisetas y las bufandas y cada vez que meten gol se abrazan y lo gritan a los cuatro vientos. Se sabe el himno, y no se pierde un partido de nuestro equipo local. El Orihuela F.C. (por eso a mi marido le daba igual que ahora viniera otra niña, porque no ve la diferencia entre un niño y todo lo que hace con su niña). Hoy en día no hay tantas diferencias a la hora de criar hijos e hijas. A mí, no me preocupa que se quiera vestir de princesa o de superhéroe, porque hay días que quiere ser la princesa Elsa de "Frozen" y otros quiere vestirse de futbolista o de Spiderman. Y yo si se ha portado bien, la dejo que se disfrace de lo que quiera, porque adoro que no vea diferencias y adoro su carácter y no lo cambiaría por nada del mundo.

Escribo todo esto y pienso cuando me dijeron que traía a mi niño, que fue hace un mes. Ya por fin, le podíamos poner su nombre, un nombre que ha sido lo más fácil que hemos decidido nunca, cuando iba a nacer Martina, si hubiera sido un chico, era mi primera opción y la segunda de su padre, pero con el tiempo pasó a ser la primera opción de su padre también. Hemos elegido ese nombre y no hemos tenido ni una sola duda, a Martina le encantó cuando se lo dijimos, así que por consenso familiar, lo decidimos, porque es uno de los nombres con más carácter y personalidad que hemos oído nunca, porque es un nombre fuerte, porque queda genial con el apellido, porque con un papi así y un abuelo paterno así (al cual le chifla el nombre y va diciéndolo a diestro y siniestro) creíamos que merecía un nombre castellano, con historia, poco común, de nuestra tierra y de toda la vida en realidad.

Recuerdo hace unas semanas, que dije: "Un niño, que maravilla, voy a tener esa variedad que dicen que tanto enriquece a unos padres, pero... ¿cómo se educa a un niño? Yo no sé nada de criar niños". Y me dijo mi marido: "Pues igual que a una niña".

Pero no me entendió, porque yo ya sé las normas generales, sé lo complicado que es educar, tanto niña como niño. Pero yo iba más allá de eso, iba mucho más allá de formar a una buena persona, más allá de darle todo nuestro amor.

Pensé en lo difícil que va a ser, en el reto que va a suponer criar a un hijo que sea valiente y sensible ante lo femenino.

En esa gran responsabilidad de darle a este mundo un hombre de esos que sí aman y respetan a las mujeres.

Esperamos hacerlo bien, por ti, que te parezcas a tu papi, que respetes a las mujeres, que nunca las maltrates, que sepas valorarlas y seas un hombre fiel e íntegro siempre. Fíjate la responsabilidad que tenemos encima.

DESEANDO QUE LLEGUES A NUESTRAS VIDAS, ANÍBAL.

 
¡MI NIÑO!

Ver comentarios

2015-02-02T16:10:50+01:00

EGOÍSTA

Publicado por La ventana de Ana Pascual
EGOÍSTA

Tengo miedo.

Miedo de todo lo que me pasa.

Todo es casi… perfecto. El “casi” lo pongo por culpa de ese miedo.

Tengo miedo.

Hace años me casé con tu padre, porque tu padre y yo así lo decidimos. Porque no queríamos pasar una noche más separados, porque “cumplimos” como novios doce años y ya estaba bien, porque necesitábamos vivir juntos y compartirlo todo, hasta la pasta de dientes.

Y así lo hicimos. Y así seguimos. Sin arrepentimientos y con la seguridad de que hicimos lo correcto, lo que deseábamos, lo que nos apetecía. Seis años después aquí seguimos. Luchando, tomando decisiones, conviviendo, educándote y queriéndonos, amándonos… y amándote.

Siempre me dije que quería ser madre antes de los treinta, y así fue también. Con veintinueve naciste tú.

La experiencia más importante de mi vida, por muchas decisiones acertadas o no que haya tomado nunca, esa es de la única que jamás me arrepentiré, porque por mucho que te lo diga, nunca me cansaré de repetírtelo, eres lo mejor que nos ha pasado en nuestras vidas, sin duda.

Aunque hoy cualquiera puede ser madre (de una manera u otra) hasta los cuarenta y pico años o más, también tenía claro que no quería tener cuarenta años y estar criando bebés. Quiero ser una madre joven y llena de vitalidad porque requerís muuuchas dosis de energía.

Tu padre y yo nos lo hemos pensado mucho. Traer hijos al mundo es maravilloso, pero también es lo más egoísta que puede hacer nadie.

No porque seas una extensión de nuestro ser, que lo eres, por mucho que alguno/as digan que los hijos son de la vida.

Siempre diré que eres mía y aunque tendrás tu propia vida, yo te he concebido, yo te he parido, criado, cuidado, sufrido y hasta que me muera, serás mía. Porque serás mi alegría, mi dolor, mi insomnio y mis desvelos, serás mi preocupación y mi felicidad, porque me he dado cuenta de lo dependiente que soy de alguien desde que te tengo. Porque necesito saber de ti a cada momento. Porque si estás mal, no puedo estar bien y que conste que nunca me lo notarás. Pero sufriré a la par que tú y seré feliz a la par que tú también. Es el precio que se paga "gustoso" o no, cuando decides ser madre o padre.

Hay quien critica al que decide no tener hijos, para mí, es lo más generoso que puede hacer nadie, renunciar a tener hijos creo que es lo más difícil que puede hacer una persona. No es egoísta no tener hijos. Para mí es un acto loable. Lo egoísta es tenerlos.

El mundo está peor que nunca, la naturaleza que les vamos a dejar a las generaciones venideras es vergonzosa, los gobiernos, la corrupción, la delincuencia, las mentiras, esas criaturas con veinte, treinta años o menos que tienen que emigrar para buscarse un futuro, que alguien me explique, ¿qué clase de acto bondadoso es traer a un hijo a un mundo como éste?

Para mí, es egoísmo puro, y así me considero. Egoísta.

Egoísta hija mía, porque con esta decisión pienso en mí, pienso en como pensarías tú, pienso por ti, que igual luego no es así. Pero no quiero verte sola, no quiero.

Mi padre fue hijo único, su hermana murió muy pequeña, su madre cuando él tenía cuatro añitos y su padre murió cuando cumplió los treinta y un años, si no fuera porque él construyó su propia familia con mi madre, ahora mismo, él estaría solo en el mundo. Sin sobrinos, sin hermanos, sin hijos, sin nietos, sin familia.

Egoístamente os diré que, para mí, lo mejor que existe en la vida es la familia, la familia que te quiere, que te apoya, que SIEMPRE está ahí, la familia en la que uno confía, la familia inquebrantable, la familia indestructible que es la mía. Cuanto más nos juntamos, más admiro el trabajo que hizo mi abuela con sus hijas, con sus yernos y con sus nietos.

Egoístamente pensando, no sé si tendrás pareja algún día, o hijos, pero sí sé que me quedará la tranquilidad y el consuelo, de que tendrás un hombro siempre, un hermano/a, alguien que siempre estará ahí, paséis horas o meses sin veros. Siempre tendrás un punto de referencia, algo que te recordará de donde vienes y quién fueron tus padres, tu sangre, tu procedencia.

Egoístamente hija, si algo tengo claro es que voy a tener este hijo por mí, por tu padre y sobre todo por ti, porque él o ella llegará a una familia que lo desea mucho y que lo va a querer tanto cómo a ti, y además lo mejor de todo es que os tendréis el uno al otro.

Egoístamente, necesito oler a bebé en mi casa, necesito vivir este embarazo, vivir otro parto, necesito ver nacer de mis entrañas a esa personita tan mía y tan de tu padre.

Egoístamente necesito poner a mi bebé en mi pecho, y dormirlo y cuidarlo. Necesito verte con él o con ella, necesito ver cómo le hablas y le besas, cómo compartes secretos, juegos, cómo peleáis y cómo os abrazáis, y pensar que en esta vida, lo mejor y más egoísta que he hecho es traeros al mundo. Porque si tú me llenas de amor, amor por partida doble tiene que ser el éxtasis total. Porque muero por ese día, el de ver la carita de mi bebé y el día de ver tu carita con él. O con ella. Porque me da igual lo que venga. Porque tú eres mi princesa y compartirás trono con un príncipe o una princesa más.

Egoístamente te diré, que elegí casarme con tu padre porque lo necesitaba, necesitaba tenerlo a mi lado de por vida, porque lo quería más que a nadie y moría por formar una familia con él, porque sabía que en él tendría mi apoyo y mi roca. Y decidimos tenerte por egoísmo, porque ese amor tenía que llegar a su punto más alto, y contigo lo comprobamos, porque nos uniste hasta el infinito, porque ya sé lo que es amar con cada poro de mi ser y ¿cómo no va a querer uno volver a sentir lo mismo?, ¿cómo vamos a renunciar vivir otra vez esa experiencia?

Lo siento pero los años me han hecho darme cuenta que egoístamente necesito completar la familia que un día comenzamos y cerrar el ciclo para, desde ya, comenzar uno nuevo.

Porque nada me frena, nunca, porque ni el trabajo, ni la familia, la carrera, tus cuidados, ni la casa, ni este embarazo, me van a parar. Porque quiero que veas en mí un ejemplo. Lo que cualquier madre quiere. Porque no hay nada a lo que tengas que renunciar. Porque querer es poder. Porque hay que ser egoísta en la vida para conseguir objetivos, para conseguir ser feliz.

Egoísta sí, porque querrás sentirte amada, porque querrás sentirte protegida y querrás repartir y dar amor a partes iguales o desiguales. Porque querrás llegar lejos en tu trabajo, con los amigos y en la vida.

Porque hay que ser egoísta por mal que suene. Y por desgracia, esto me lo enseña la vida, cada día.

Así que hija mía. Vive. Vive cómo tú quieras. Nadie lo hará por ti.

Solo vive.

¡FELIZ SEMANA A TODOS!

Y SÍ. HE VUELTO.

Ver comentarios

2014-09-29T10:30:29+02:00

AGENDAS MIL...

Publicado por La ventana de Ana Pascual
sueños
sueños

¡¡Buenos días!!

Espero no estresaros con este post, pero creo que esta foto representa lo que va a ser mi vida durante este año, litros de café, libros y exhausta organización y planificación de todas las actividades y la familia.

Se acabó la vida contemplativa de las vacaciones, y yo, hasta que no llega el uno de Octubre, me paso Septiembre con la cabeza revolucionada al mil por mil.

En mi familia, todos queremos hacer muchas cosas, todos queremos aprender, estudiar, hacer deporte, evidentemente, cuadrando agendas de cole y extraescolares de la peque, con la de mi trabajo y el trabajo de papi, actividades extralaborales, junto con el mantenimiento y llevar una casa... (con lo que me gusta la cocina, la repostería... creo que la tendré que dejar para algunos fines de semana contados).

La experiencia me ha demostrado que no te puedes empeñar en tratar de que los días tengan más de 24 horas. Es inútil. Y luego pasa factura. Así que hay que hacer un poco de trampa y anticiparse para tenerlo todo a punto. El truco está en no acumular tareas para el último momento. Así que este año, toca ser constante, voluntarioso y muy organizados, qué poquito vamos a dejar a la improvisación, pero para eso ya está el verano y nos queda mucho camino por delante para llegar. Pero todos estamos muy motivados e ilusionados que es lo importante. Y cuando uno termina las cosas se siente feliz, valiente, capaz.

Y es que la llegada de los niños a una casa, supone la suma a nuestras tranquilas y organizadas vidas, a nuevas tareas, eventos y actividades. Si organizar mi actividad diaria ya es una labor que requiere una planificación, imaginaos cuadrar y sacar adelante la agenda de dos, tres, o más miembros de una familia, eso es un auténtico desafío. Por eso tenemos nuestra "agenda familiar" donde anotamos todas las actividades y tareas importantes y así no llegar a crear el caos.

Con una cartulina y un rotulador se puede hacer perfectamente para que de un sencillo vistazo, la noche anterior o la misma mañana podamos recordar que hay programado para cada día. Yo uso un color diferente para anotar la tareas de cada uno y, así las identificamos más rápido.

Mi "agenda familiar" la hago colocando los días de la semana y los divido por columnas, cada una es de un miembro de la familia. Una vez la termino, la pongo en el lugar más visible por las mañanas... el frigorífico. Además, una vez que te acostumbras a él, es lo primero que miras cuando te vas a preparar el desayuno. También tenemos una pizarra magnética para ir apuntando todo lo que falta de la lista de la compra, así le hago una foto y no compro de "más", ya que si voy sin lista a veces compro cosas que ya tenía o que ni siquiera necesitas.

Yo soy muy de cartulinas y columnas, para que mi hija aprendiera a hacer pipí solita, a vestirse, a poner la mesa, a llevar la ropa sucia al cubo de la ropa, a recoger sus juguetes... la usé mucho, madre mía el juego que dan las pegatinas de "carita sonriente y carita triste". Otra cuartilla también la usamos para planificar el menú de la semana, siempre a votación de cada uno.

Las actividades extraescolares de los pequeños deportes, idiomas, excursiones, las fiestas de cumpleaños, el médico, dentista, vacunas, quedadas especiales y las de los adultos como deporte, exámenes, quedadas varias, aniversarios, todo eso cuesta cuadrarlo con los trabajos de los papis, sobre todo si no son de un horario fijo, como el de mi marido.

Como soy bastante precavida y nunca me gusta dejar cabos sueltos, llevo desde hace años, desde incluso antes de que naciera mi hija, una agenda propia a parte de la familiar, en ella intento reflejar las obligaciones, los pagos, los cumpleaños... nunca me falla y no se ir sin ella.

Desde que empieza el curso, me están llegando convocatorias para reuniones del cole. Y poco a poco se te va complicando la agenda. A veces incluso te coinciden cosas: la reunión del cole, a la misma hora que tengo clase. Y hay que coordinarse muy bien con la pareja y si no es posible, entonces con los abuelos, y si los abuelos trabajan ¡¡para que más!!

En Internet hay cientos de plantillas donde poder haceros vuestra "agenda familiar personificada".

Con ganas, motivación, alegría, tiempo, paciencia y mucha organización, todos podemos hacer lo que nos gusta, ir cumpliendo sueños mientras la vida pasa entre trabajo y casa, que hay mucho más después de eso.

Y hay que ser muy consciente y tener muy bien preparadas nuestras mentes y adaptar nuestros horarios a la rutina.

¿Y vosotros sois tan exhaustivos con las planificaciones u os dejáis llevar?

¡¡FELIZ SEMANA!!

Ver comentarios

2011-10-31T22:01:00+01:00

A MIS PADRES

Publicado por La ventana de Ana Pascual

.    

Hoy ha sido un día estupendo, como todos los años, el 1 de Noviembre nos juntamos toda la familia para visitar a nuestros seres queridos ya fallecidos, y luego nos hemos ido a comer juntos, todo esto me hace pensar que tener a toda tu familia unida, es maravilloso y he querido publicar este artículo que tenía escrito hace mucho tiempo y que viene muy a cuento.

images--2-.jpg

 

   

Aunque ya escribí un artículo a los padres, creo que nunca es suficiente hablar de los sentimientos que se sienten hacia ellos. Sin objetividad ninguna, porque estos son los míos...

 

Aunque lo hago de vez en cuando, gracias a que tengo este blog, puedo expresar al mundo, que quiero dar las gracias a mis padres, por estar siempre ahí, por quererme, apoyarme, aconsejarme, cuidarme, abrazarme, educarme, respetarme, aguantarme... me lo han dado todo. Ellos me han enseñado que la familia es lo primero y aunque hay veces que hay pequeños desacuerdos, el roce y el amor es lo primero, porque realmente al fin y al cabo, sin menospreciar a los buenos amigos, la familia SIEMPRE HA ESTADO, ESTÁ Y ESTARÁ AHÍ, para lo que necesites. Al menos en mi caso, en mi familia, estamos súper unidos, mis primos y nosotros (mi hermano y yo) somos como hermanos, quedamos, salimos, nos reímos, pasamos muy buenos momentos, nos apoyamos y nos aconsejamos y ayudamos en los malos momentos.

 

Y tengo que decir, que todo eso, fue gracias a mi yaya, que era la mejor abuela del mundo para nosotros, era humilde, cariñosa, respetada por todo el que la conocía y un pozo de sabiduría inmensa, por no hablar de su paciencia, cuando nos juntábamos los 7 en su casa los fines de semana. Fue una de las épocas más maravillosas de mi vida. No tengo palabras para expresar el amor que se siente hacia una abuela, sólo lo puede saber la persona que lo ha sentido.

 

Me educaron en la libertad, en la bondad, en la honestidad, en la sinceridad, en la responsabilidad, en la solidaridad y en la lucha. Sobre todo en la lucha, ellos jamás han dejado de luchar, jamás han tirado la toalla. Siempre han predicado con el ejemplo y eso lo he hecho mío y lo he aplicado en las ocasiones que se me han presentado en la vida.

 

Han sufrido cuando yo he sufrido, han llorado cuando yo he llorado, han reído conmigo y han celebrado mis logros.

 

Me enseñaron lo importante que es la lealtad, la honradez (son las personas más honradas que conozco) el honor, el respeto, el optimismo y la familia, sobretodo la familia. Mi madre lo aprendió de mi abuela, yo de las dos y pienso hacer lo mismo con mi hija.

 

       familia.jpg

   

Siempre me han ayudado en todo. Me han dejado elegir mi vida, mis estudios, mis amores, han aceptado cualquier decisión que he tomado en mi vida y aunque me equivocara, nunca me han coaccionado y siempre han estado ahí cuando los he necesitado.

Nunca me han dado de lado, ni siquiera cuando se han dado situaciones adversas para mí. Siempre he tenido su cariño, comprensión y apoyo. Soy una privilegiada y nunca tendré vida suficiente para darles las gracias.

Me riñeron y castigaron cuando lo merecía. Me impusieron límites, horarios y normas, como cualquier padre que quiere educar bien a un hijo.

Los problemas siempre los han guardado en silencio para que mi hermano y yo no sufriéramos.

Mi hermano y yo hemos vivido una infancia maravillosa, se han matado por llenarnos la casa de juguetes en Reyes, han organizado cumpleaños y santos inolvidables, pero nunca nos han dado un capricho si no lo merecíamos.

Son a quienes les debo todo, a pesar de los años, siguen sujetando mi mano como cuando era niña, cada vez que saben que lo necesito. Porque ellos me conocen mejor que nadie, incluso que yo misma.

Quiero decirles que tienen todo mi amor, mi respeto y mi admiración.

Y por supuesto, quiero pedirles perdón, por todas las veces que les he hecho sufrir. Por los quebraderos de cabeza que les he dado.

Y bueno, que decir como son como abuelos, son los mejores, han estado ahí desde el minuto cero, jamás olvidaré el día que les dijimos “¡VAIS A SER ABUELOS!” fue un momento único y emotivo. Han vivido mi embarazo al máximo, han reído y llorado conmigo viendo las ecografías, los videos, me han echado una mano a la hora de preparar todo lo que necesitaba para la llegaba de mi bebé. Nos han ayudado en todo, han sufrido conmigo, me han cuidado, vivieron mi parto desde el principio y lloraron y saltaron de emoción al saber que todo estaba bien y que había nacido ¡UNA NIÑA! ¡SU NIÑA! MARTINA.

Siempre están ahí cuando los necesito, me han ayudado con la peque, me aconsejan, ya que soy primeriza y todo era y es nuevo para mí, siempre están con una sonrisa y se les cae la baba con ella,¡le dan un amor incondicional!

Para mí, son los mejores padres y los mejores abuelos del mundo.

Los quiero con toda mi alma y aunque no les diga lo suficiente lo que los quiero, lo que siento por ellos es una increíble gratitud por todo lo que han hecho por mí y la familia que he creado y un ilimitado amor que nunca, nada lo destruirá. Ojalá sea la mitad de buena madre que lo han sido ellos, que son un gran ejemplo a seguir para mí.

¡GRACIAS PAPIS!

¡FELIZ SEMANA!

 

Ver comentarios

2011-04-26T14:48:00+02:00

NUESTROS PADRES Y NUESTRAS VIDAS

Publicado por La ventana de Ana Pascual

 

El otro día, viendo un capítulo de "Los Problemas Crecen" (serie, a la que por cierto, estoy enganchada, porque es super graciosa a la vez que educativa) y me hizo pensar en el pasado y en la familia.

 

En el capítulo, el padre de Maggie Seaver, viaja 400 kilómetros para decirle a su hija personalmente que se está muriendo, es entonces, cuando ella se viene abajo. Él, muere a los pocos días (siento fastidiar el desenlace ¡¡pero la serie tiene 25 años!!), ella se siente culpable, pensando que en realidad, hace muchísimos años, que sacó a su padre de su vida, sin querer, porque la vida te lleva por unos caminos que debes seguir y a veces, olvidas a los que dejas atrás...

 

   imagesCAT3GYRP

 

 

Fue una gran lección de vida, si bien es cierto, que los hijos evolucionamos, que es ley de vida separarnos, independizarnos, nunca debemos romper ese cordón umbilical que nos une a ellos.

         

Pero sí conozco varios casos, que en el futuro, si alguna vez lo piensan de verdad, se arrepentirán de no haber hecho prácticamente nada por mantener a sus padres a su lado.

 

Es cierto que dependiendo de la edad que uno tiene, la relación se va acercando y alejando.

     

 

Desde que nacemos, necesitamos a nuestros padres al lado, tener una referencia, alguien que nos cuide, que nos quiera, que nos proteja, que nos rescate de nuestros miedos y durante la niñez son un ejemplo para nosotros, ¡incluso los imitamos!

 

 

 

Conforme crecemos, los necesitamos menos, supongo que habrá algún que otro padre que este cambio lo sufra, pero en la adolescencia, pocos queremos saber de los padres, te alejas a explorar "experiencias nuevas" y como realmente no tienes la suficiente confianza para contarles todo, los vas apartando de tu "mundo".

 

 

 

Cuando pasa ese tiempo, cuando vas creciendo, madurando, vuelve esa confianza que habías perdido, ellos te aconsejan y realmente empiezas a escucharlos, te das cuenta que estabas muchos años oyendo un zumbido de fondo, en forma de algún que otro grito pidiendo, educación, puntualidad, limpieza, responsabilidad, aplicación, cosas casi incompatibles con la edad, pero un día te paras, y los escuchas... y entonces te das cuenta de que todo lo que siempre te aconsejaron, era porque ellos creían que era lo mejor para ti. Por norma, los padres no quieren hundirte, hacerte daño... pero hay una época en la vida en la que piensas que ellos y el MUNDO están en contra tuyo.

 

 

 

Ya no te parece tan divertido hacer caballitos con la moto, ni chillar las ruedas con el coche, irte de botellón, hay cosas que carecen de sentido cuando maduras...

 

 

 

Cuando vas cumpliendo años, te das cuenta que cada día te pareces más a ellos, y no te importa, antes, acciones, hechos, que no te gustaban de ellos, ¡¡las acabas haciendo igual! Y es que, en el fondo, ellos te influyen desde bien pequeñito hasta sin quererlo. Y cuando eres padre te sorprendes hasta diciendo ¡las mismas frases que a ti te decían!

 

 

 

Supongo, que cuando uno llega a los 40 o 50 años incluso hay quien tiene la suerte de tener a sus padres vivos con 60 años, es cuando vienen sus enfermedades, dolencias, las grandes pérdidas... y es ahí cuando vienen los "porqués", ¡Las "madre mía"!, ¿¿Porqué no le dije que lo quería, no le di un beso por las mañanas, porqué no lo llamé, porqué no le pregunté cómo se encontraba, cómo pude olvidar su cumpleaños, cómo me pude enfadar por esto... ??

 

 

 

Y bien es cierto, que cuando crecemos, no es que nos portemos mal con ellos, pero si hay detalles de los que quizá no somos conscientes y podemos hacerles daño, a ellos, que siempre han estado y estarán a nuestro lado, que siempre nos han apoyado, nos han dado la oportunidad de estudiar, nos enseñaron a hablar, nos ayudaron a caminar, jugaron con nosotros en su tiempo libre, nos resolvieron miles y miles de preguntas, nos preguntaron la lección, ayudaron a hacer deberes, eran nuestros dioses particulares, nuestros Ratoncitos Pérez, nuestros Papás Noeles, nuestros Reyes Magos, nos han curado heridas, nos han consolado en mitad de la noche por una pesadilla, nos han lanzado a lo alto en la piscina, nos disfrazaron en festivales del cole, nos han llevado de excursión, nos han leído cuentos hasta el extasío, madrugaron miles de días para llevarnos al colegio... SIEMPRE HAN ESTADO A NUESTRO LADO, por lo tanto, cuando ellos se hacen mayores, seguramente, tendremos que hacer lo mismo, consolarlos, calmarlos, besarlos, preocuparnos, reírnos con ellos, cuidarlos, en definitiva, darles nuestro amor, porque al fin y al cabo, ellos son los únicos que siempre nos han dicho la verdad y nos han apoyado, son los que nos dieron la vida y nos han ayudado a caminar por ella.

 

 

 

Pensemos que la familia es un regalo de la vida, que somos súper afortunados de tener padres que nos quieren por encima de todo y tenemos que cuidarlos y al menos devolver una mínima parte de toda la paciencia y amor que ellos nos dieron, ellos lo merecen más que nadie.

 

 

 

¡Buenos días y feliz semana!

 

 

 

Ver comentarios

Girl Gift Template by Ipietoon - Alojado por Overblog